La exposición "La Zaragoza americana" se exhibe en el Centro de Historias hasta el 7 de julio


Zaragoza.- La exposición "Correr. De Filípides al running", se expone hasta el 30 de junio en el Centro de Historias
EUROPA PRESS - Archivo
Publicado 02/05/2019 15:09:15CET

ZARAGOZA, 2 May. (EUROPA PRESS) -

Bajo el título 'La Zaragoza Americana. Los años de convivencia con
las fuerzas aéreas de Estados Unidos en la base', el Centro de
Historias ofrece desde el 2 de mayo al 7 de julio un viaje al siglo XX de la ciudad, donde la presencia de la USAF (fuerzas aéreas
norteamericanas (USAF, por sus siglas en inglés) influyó sobremanera Tanto desde el punto de vista económico, como social, cultural e incluso deportivo.

Parte de ese legado se plasma en esta exposición, comisariada por
los periodistas de Heraldo de Aragón, Pedro Zapater y Nacho Muñoz y coordinada por Beatriz Lucea, que ocupa la primera planta del Centro de Historias.

Gracias a las aportaciones de los propios militares, extrabajadores y familiares, la exposición articula un relato a través de tres salas en las que se pueden ver fotografías inéditas, uniformes, anuarios, la
moda de la época, guitarras originales y recreaciones a escala de
los cazas y aviones más icónicos de la USAF, entre otras curiosidades.

La muestra, comisariada por la Sociedad Municipal Zaragoza Cultural, es el reflejo de un reportaje multimedia publicado en
Heraldo de Aragón que obtuvo el reconocimiento de los lectores así
como el Premio de Periodistas de Aragón y el de Aviación Digital.

La Base Americana de Zaragoza marcó durante casi cuatro décadas la vida de la capital aragonesa, donde las llegaron a contar con más de 10.000 militares, trabajadores y familiares.

El contacto directo con ciudadanos de una superpotencia mundial
mucho más desarrollada evidenció contrastes económicos,
culturales y sociales, posibilitó oportunidades de negocio -no todas
legales-, e incluso matrimonios 'mixtos' que todavía perduran.

Otros, en cambio, prefirieron aislarse de esa ciudad al noroeste de
un país que con dificultad podían ubicar en el mapa, y vivieron su
estancia dentro del perímetro de la base, una auténtica ciudad
norteamericana en miniatura que contaba con iglesia, colegio,
supermercado, bolera y campo de golf propios.

Contador