Gracia (DPH) considera que el medio rural no se merece que la despoblación se trate con "banalidad"

Publicado 03/11/2018 17:44:35CET

HUESCA, 3 Nov. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Diputación Provincial de Huesca (DPH), Miguel Gracia, ha criticado que se hable de despoblación con "una banalidad tremenda", cuando "lo que tenemos que preguntarnos es qué hemos hecho nosotros por la despoblación y qué vamos a hacer con nuestros recursos económicos o legislativos por el problema demográfico".

Gracia ha asistido este sábado, 3 de noviembre, a la celebración de la VII Feria de la Patata de Chía, que ha tenido lugar en la localidad oscense del mismo nombre. Una jornada que ha compartido con el alcalde de Chía, Enrique Barreu, y en la cual se han distribuido más de 2.000 raciones del guiso cocinado con 650 kilos de patatas autóctonas. La asistencia se ha incrementado en un 30 por ciento con respecto a la edición pasada.

El presidente provincial ha lamentado que "el tema de la despoblación se esté usando de una forma tan banal como empieza a ser usada en algunos foros" y ha puesto como ejemplo de compromiso real para atajar esta cuestión a la administración local, comarcal o provincial. "Hemos de empezar a preguntarnos dónde y cómo gastamos nuestros medios económicos o legislativos cada una de las administraciones", ha dicho.

"En el tema del discurso sobre la despoblación, y por parte de algunos foros, hay una gran contradicción entre lo que se dice y luego lo que se hace en el día a día con sus políticas", ha afirmado Miguel Gracia, quien ha reivindicado el papel de la administración local que de verdad atiende acciones, con los recursos que dispone, para fijar población en los pequeños pueblos.

Asimismo, ha valorado la necesidad del capital humano, necesario en el medio rural, para mantener a los habitantes. En este sentido, ha puesto como ejemplo la patata de Chía. El alcalde, Enrique Barreu, ha asegurado que se trata de un producto que "ha contribuido a generar actividad económica en un pequeño municipio y de lo que pueden tomar ejemplo otros pueblos de la provincia", aunque ha subrayado "la soledad con que muchas veces se sienten los pequeños ayuntamientos con respecto a las grandes administraciones".

COMERCIALIZACIÓN

En la jornada ha participado también el responsable del Centro Sociolaboral El Remós, Aurelio García, que comercializa la patata de Chía y quien se ha referido a los valores que respaldan esta iniciativa: desde el asociacionismo, el compromiso por recuperar actividades tradicionales, o la apuesta por contar con proyectos de inserción sociolaboral. "Hay una estrategia, un modelo que puede servir para otros municipios", ha aseverado Aurelio.

Por su parte, el presidente de la Asociación de Productores de Patata de Chía, Arturo Lanau, ha explicado que en esta campaña se comercializarán unas 50 toneladas de este producto y que prácticamente toda la patata está ya vendida. Además, ha hecho hincapié en la calidad de la patata de esta temporada.

En representación de la Comarca de La Ribagorza, su vicepresidente Marcel Iglesias, ha destacado el capital humano que se dedica a esta actividad económica que permite mantener población en este territorio.

MASIVA AFLUENCIA

La Feria de la Patata de Chía ha contado durante toda la jornada con una masiva afluencia de público. Además de participar en la degustación del guiso con patata de Chía, verduras y carne, el público ha tenido ocasión de visitar algunos de los 27 puestos que conformaban el mercado así como de ver el ganado y exhibiciones de cetrería que se mostraba en las afueras del núcleo.

Desde 2014, la patata de Chía tiene el certificado de 'Cultivo Ecológico' que reconoce las estrictas reglas de trabajo de la Asociación de Productores y su apuesta por mantener los métodos tradicionales. Se siembra a los pies de la sierra de Chía, a una altitud de 1.200 metros y se usan técnicas tradicionales como la tracción animal en la mayoría de las labores.