La Guardia Civil realiza once rescates de montaña este fin de semana

Publicado 22/07/2019 10:06:29CET
Helicóptero de la Guardia Civil.
Helicóptero de la Guardia Civil.GUARDIA CIVIL

HUESCA, 22 Jul. (EUROPA PRESS) -

La Guardia Civil ha realizado once rescates de montaña entre el viernes, 19 de julio, y el domingo, 21. Cuatro de ellos se han efectuado el viernes, cinco el sábado y dos el domingo, todos en el Pirineo oscense, efectuando, entre otras intervenciones, el auxilio de cinco barranquistas y de tres participantes del Gran Trail Aneto-Posets.

El primero de los cuatro rescates del viernes se inició tras recibir una llamada del 112 SOS Aragón en la central 062 de la Guardia Civil de Huesca, que informaba de que un barranquista se había lesionado en una pierna cuando descendía el barranco Miraval Superior, en el término municipal de Tella-Sin.

Hasta el lugar, se dirigió el Grupo de Rescate e Intervención en Montaña (GREIM) de Boltaña, así como la unidad aérea con base en Benasque y un médico de servicio sanitario de urgencias 061, ha informado la Guardia Civil en una nota de prensa.

Tras localizar al accidentado, se le extrajo del barranco mediante un ciclo de grúa. Después de una primera atención médica por el sanitario del 061, se le trasladó hasta la helisuperficie de Boltaña y de allí al centro de salud de Aínsa. Se trata de un ciudadano belga de 51 años.

El segundo aviso se recibió sobre las 13.50 horas, indicando que un menor de 16 años se había lesionado una rodilla cuando descendía caminando el barranco de Batanes en el Gran Recorrido (GR) 11, en el término municipal de Boltaña.

El Equipo de Rescate e Intervención en Montaña (EREIM) de Panticosa se trasladó hasta la zona, junto con la unidad aérea de Huesca y un sanitario de 061. Tras localizar al menor, el sanitario determinó que podía sufrir un esguince de rodilla y fue evacuado en el helicóptero a Panticosa y desde allí en ambulancia al Hospital de Jaca.

CAÍDA POR TOBOGÁN NATURAL

La Guardia Civil recibió sobre las 17.30 horas un nuevo aviso porque un barranquista había sufrido una caída por un tobogán natural en el barranco Barbaruens, en el término municipal de Seira, quien, al tocar fondo, se había lesionado un tobillo.

Hasta el lugar se dirigió el GREIM y la Unidad Aérea de Benasque con un médico de 061 y, una vez localizado al herido y debido a lo estrecho de la zona de rescate, realizaron un ciclo de grúa, extrayéndolo del lugar, tras lo que fue atendido por el médico en la misma aeronave, trasladado a Benasque y de allí al Hospital de Barbastro. El accidentado es un vecino de Madrid de 30 años.

El último aviso del viernes se recibió a las 21.30 horas, indicando que un senderista se había enriscado en la zona del Barranco de los Molinasos, en el término municipal de Benasque y no podía continuar.

El GREIM y helicóptero de la Guardia Civil con base en Benasque fueron hasta la zona y una vez localizado y con una maniobra rápida debido a las pocos minutos de luz, le recogieron y trasladaron ileso hasta la helisuperficie de Benasque. Se trata de un vecino de Irún de 40 años.

CINCO INTERVENCIONES EL SÁBADO

La jornada del sábado, 20 de julio, comenzó con un primer aviso a las 12.30 horas a causa de que un barranquista había sufrido una lesión en el tobillo, en el barranco de Sorrosal (Broto), por lo que se trasladaron hasta allí el GREIM Boltaña, la Unidad Aérea de Benasque y un médico 061.

Tras localizar al accidentado, fue evacuado mediante un ciclo de grúa y trasladado a Boltaña y desde allí al Hospital de Barbastro en una ambulancia convencional. Se trata de un hombre de 39 años vecino de Madrid.

A las 14.10 horas, un segundo aviso dio noticia de que un participante en prueba deportiva se encontraba indispuesto en la zona del Pico Estibafreda, en el término municipal de Benasque, por lo que se dirigió hasta allí el GREIM y Unidad Aérea de Benasque con una médico 061.

Tras ser reconocido por la facultativo, el montañero fue trasladado en helicóptero hasta Benasque y desde allí al centro de salud de esa localidad con síntomas de agotamiento y deshidratación. Se trata de un vecino de Huesca de 44 años.

Un nuevo aviso se produjo a las 20.30 horas, indicando que otro participante de una prueba deportiva tenía síntomas de agotamiento y deshidratación que le impedían continuar por lo que solicitó su evacuación desde el barranco Rinero (Benasque).

Hasta allí se dirigió un vehículo del GREIM de Benasque y la médico del 061, localizando al corredor acompañado de personal de la organización, quien, tras ser reconocido por la médico del 061, fue llevado al puesto médico de la organización, donde se le rehidrató. Se trata de un vecino de Gijón de 65 años.

DESMAYO

El cuarto aviso se recibió a las 21.15 horas, indicando que una persona había sufrido un desmayo en el barranco Rinero y no podía continuar, sin no aportando datos concretos, debido a la falta de información de la ubicación exacta de esta persona.

El helicóptero y el GREIM de Benasque fueron hasta el lugar con la médico del 061, encontrando que el sendero transcurría por un espacio totalmente tupido de pinos de grandes dimensiones y con desnivel por lo que resultaba imposible localizar a esta persona desde el aire.

Tras varios barridos a poca altura y varios estacionarios, no se consiguió visualizarle y ya sobre las 22.00 horas los pilotos aterrizaron en un pequeño claro y se decidieron preparar la grúa y realizar un último intento para extraer al montañero en caso de localizarlo.

Finalmente, consiguieron ver una luces paradas, momento en que tras apurar al máximo las copas de los árboles pudieron observar una manta térmica y con un ciclo de grúa de 35 metros, un especialista pudo llegar hasta esta persona, que estaba acompañada por otras, quien se encontraba semiinconsciente y no podía moverse.

Los especialistas de la Guardia Civil pudieron izarse al montañero hasta el helicóptero, para dirigir la nave hasta la helisuperficie de Benasque y, desde allí, le llevaron al centro de salud de Benasque. Se trata de un vecino de Huesca de 53 años.

SENDERISTAS ENRISCADOS

El último aviso se recibió a las 21.30 horas, indicando que había dos senderistas ilesos, pero enriscados en la zona del glaciar de Monte Perdido, en el término municipal de Bielsa.

Debido a que el helicóptero se encontraba en el anterior rescate y la falta de horas de luz hacía imposible realizar a posteriori la intervención, personal del GREIM de Boltaña se pusieron en contacto con los montañeros, y puesto que tenían agua, comida y ropa de abrigo y que no se esperaban bajas temperaturas durante la noche, permanecieron donde se encontraban hasta que se pudo realizar el rescate a la mañana siguiente.

A las 7.00 horas, personal del GREIM de Boltaña y el helicóptero con base en Benasque se dirigieron a las coordenadas facilitadas por los montañeros, que fueron localizados sobre una repisa, realizando los pilotos un apoyo parcial y extrayéndolos del lugar, dejándolos en un prado del balcón de Pineta desde donde continuaron su marcha dado que estaban en perfectas condiciones. Se trata de dos vecinos de Mataró (Barcelona) de 47 y 43 años.

DOS RESCATES EL DOMINGO

El se realizaron dos rescates. El primero se inició tras recibir un aviso sobre las 14.10 horas porque una barranquista sufría una luxación de hombro en el barranco de Eriste, en el término municipal de Sahún.

El helicóptero y GREIM de Benasque con la médico del 061 fueron hasta la localización de la accidentada, la médico le redujo la luxación y fue trasladada hasta una pista forestal donde espera una ambulancia que la llevó al Hospital de Barbastro. Se trata de una mujer de 33 años, vecina de Corbera de Llobregat (Barcelona).

El último rescate tuvo lugar después de recibir una aviso sobre las 18.00 horas de que un montañero que estaba herido en la zona del embalse de Bachimaña, en el pico de la Gran Facha. Hasta el lugar, fueron el EREIM de Panticosa, un helicóptero y un médico, auxiliando a un hombre de 43 años, de Zaragoza.

Para leer más