El hombre detenido por el asesinato de su expareja en Monzón (Huesca) pasará a disposición judicial este miércoles


Publicado 26/11/2018 11:43:24CET

Monzón concluirá los tres días de luto oficial con una concentración en la plaza Mayor

MONZÓN (HUESCA), 26 Nov. (EUROPA PRESS) -

El hombre, vecino de Binéfar (Huesca), y de 48 años de edad, que ha sido detenido este domingo, 25 de noviembre, como presunto autor del asesinato de su expareja, una mujer de 42 años, pasará a disposición judicial este miércoles.

Los hechos tuvieron lugar en la localidad oscense de Monzón, este domingo, sobre las 13.00 horas, cuando este hombre asesinó a Rokhaya D., en el domicilio que ella compartía con los dos hijos que ambos tenía en común, de 8 y 4 años. Ambos progenitores son de nacionalidad senegalesa y la muerte habría sido causada por heridas de arma blanca.

Según ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Aragón (TSJA), el juzgado encargado de investigar estos hechos va a ser el número 2 de Monzón, que es el que tiene competencias en materia de violencia sobre la mujer.

Por su parte, el alcalde de Monzón, Álvaro Burell, ha explicado en declaraciones a Europa Press que se han decretado tres días de luto oficial, que concluirá este miércoles, a las 12.00 horas, con un minuto de silencio y una concentración en la plaza Mayor.

Además, ha indicado que todos los actos oficiales y culturales que se celebren hasta ese momento comenzarán con un minuto de silencio. Ha añadido que están pendientes de hablar con la familia de la víctima para ver si organizan un acto de despedida.

Según ha comentado, Rokhaya D. tiene un hermano en la provincia de Barcelona que este lunes viaja a Monzón. Por lo que respecta a los hijos, se encuentran bajo la tutela del Gobierno de Aragón.

Burrel ha expresado su pesar y el de toda la ciudad. "Notas que algo se revuelve por dentro" ante el asesinato de una vecina "que estaba peleando por sacar adelante a sus familia y sus hijos", ha relatado.

Ha apuntado que siempre que una mujer es asesinada se siente "desasosiego", un sentimiento que le han transmitido sus vecinos ante estos hechos, así como la preocupación y "tristeza" por la situación de los menores.

Rokhaya D. trabajaba en la cuadrilla forestal que contrata el municipio estos meses, en colaboración con el Instituto Aragonés de la Mujer. Al menos, llevaba diez años residiendo en la localidad montisonense.

Por su parte, el presunto asesino, cuyo domicilio figuraba en la localidad próxima de Binéfar, también era conocido por alguno de los vecinos.