El II Plan de Restauración de Grandes Incendios Forestales abordará recuperación de zonas dañadas este verano

Publicado: martes, 11 agosto 2009 15:11

ANDORRA (TERUEL), 11 Ago. (EUROPA PRESS) -

El II Plan de Restauración de los Grandes Incendios Forestales en Aragón abordará la recuperación integral de las zonas dañadas este verano, que incluye la recuperación forestal, de infraestructuras municipales, compensaciones por daños agrícolas y otros bienes de particulares.

Estas son las principales líneas del II Plan de Restauración que avanzó el vicepresidente y portavoz del Gobierno de Aragón, José Ángel Biel, en la reunión celebrada hoy en Andorra con los alcaldes y presidentes de las comarcas afectadas por los grandes incendios en julio, y a la que también han asistido el consejero de Presidencia, Javier Velasco, el consejero de Medio Ambiente, Alfredo Boné.

A la reunión estaban convocados 34 alcaldes y 11 presidentes de comarcas de zonas afectadas por los incendios de Fayón y Mequinenza, Morés, Jaulín-Valmadrid y Valtorres, en la provincia de Zaragoza. De la provincia de Teruel estaban citados los alcaldes y presidentes de comarca afectados por los incendios de Aliaga, Alloza, Los Olmos-Alcorisa, Cedrillas-Corbalán, Valdeltormo y Mazaleón.

En la reunión se ha informado de las "atípicas" circunstancias que desencadenaron numerosos incendios de manera simultánea, de la estrategia del operativo de extinción durante esos días, y de las medidas tomadas desde el Ejecutivo Autonómico para contar con el mayor número de ayudas para la recuperación de las zonas afectadas.

PLAN DE RESTAURACIÓN INTEGRAL

Sobre la elaboración definitiva de este documento será necesario realizar una recopilación final de todos los daños que se tramitará desde los respectivos consistorios, y que complementará la información inicial ya recabada a través de la Delegación Territorial de Teruel y de los Servicios Provinciales de Agricultura, Medio Ambiente y Política Territorial de Teruel y Zaragoza en sus encuentros mantenidos con los responsables municipales de cada zona.

Ayuntamientos y particulares tendrán de plazo hasta el 25 de septiembre para remitir esta información, en octubre se tramitará el documento final en la Comisión Delegada de Política Territorial, y posteriormente se aprobará en Consejo de Gobierno.

Paralelamente, se abordará un Plan de Choque para acometer los aspectos más urgentes que han planteado algunos alcaldes como las referentes a la pérdida de los pastos y el seguimiento de los acuíferos, afecciones que se comunicarán a través de los servicios provinciales de Medio Ambiente, Agricultura y Política Territorial.

Boné, ha anunciado que se creará un grupo de trabajo formado por varios departamentos y la CHE, para vigilar la calidad del agua y los acuíferos. Asimismo, se han planteado algunas medidas a estudiar a futuro para reforzar las infraestructuras de prevención y favorecer la situación de los municipios ante nuevos incendios, como la posibilidad de crear perímetros de seguridad en los núcleos de población o fórmulas para trabajar fincas particulares abandonadas que puedan actuar de cortafuego, y en las que ahora crece vegetación, creando así una franja de continuidad para la extensión del fuego.

El II Plan de Restauración de los Grandes Incendios en Aragón 2009-2013 planificará las acciones de restauración de los incendios. Además, con la recopilación final de todos los daños se estudiarán los mecanismos jurídicos, administrativos y técnicos más apropiados para establecer las compensaciones por las afecciones y pérdidas en terrenos agrícolas, infraestructuras municipales y otros daños.

La elaboración del documento estará abierta a la participación de asociaciones ecologistas, agrarias, ganaderas y otros agentes sociales de las zonas afectadas.

En líneas generales, este II Plan comprenderá la extracción de la madera quemada para favorecer la regeneración posterior y eliminar el riesgo de enfermedades y plagas; el estudio para determinar las ayudas a la regeneración natural o la repoblación forestal según las características de las zonas quemadas; ayudas a la regeneración mediante la realización de tratamientos selvícolas sobre las parcelas no afectadas; restauración de caminos forestales e infraestructuras de defensa (cortafuegos, puntos de agua, entre otros) que hayan resultado dañados y la planificación de nuevas infraestructuras que sean necesarias tanto para los trabajos de restauración como la prevención en el futuro.

Respecto a las zonas incluidas en la Red Natura 2000, se aunará para aunar el mantenimiento y recuperación de los valores y hábitats que motivaron su inclusión, con los de prevención de riesgos erosivos. Se realizará un estudio de los hábitats de especies catalogadas y cinegéticas afectados y la incorporación de medidas para su mejora. Según las primeras estimaciones, los incendios han afectado a menos de un 0,5% de la Red Natura 2000 en Aragón.

El consejero de Presidencia, Javier Velasco, ha informado de que el jueves se celebrará un Consejo de Ministros extraordinario en el que se aprobará un Decreto con medidas complementarias para zonas afectadas por grandes incendios, que incluirán Teruel y Zaragoza.

En la reunión se han explicado las atípicas circunstancias climatológicas y térmicas que confluyeron los pasados días 20 y 21 de julio y que llevó al desencadenamiento de los grandes incendios de Teruel: las tormentas secas de esos días azotaron particularmente a la provincia de Teruel, unido a altas temperaturas continuadas (en esos días alcanzaron máximos históricos en Zaragoza, Teruel y otros puntos de la geografía aragonesa) y a fuertes vientos extremadamente secos con rachas de casi 100 km/h.

La mañana del día 22 surgieron numerosos focos, y la estrategia se centró en atender incendios que estaban dentro de la capacidad del operativo de extinción y que afectaban a la población, a infraestructuras socioeconómicas y recursos naturales de gran valor. Desde el primer momento, en la extinción de estos incendios trabajó la totalidad del operativo del Gobierno de Aragón, unas 1.500 personas, al que se sumaron unas 500 personas de los medios del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, la UME, diputaciones, comarcas, ayuntamientos, así como los medios que se fueron incorporando en función de su disponibilidad de otras Comunidades Autónomas e incluso de Portugal.

Entre el 18 de julio y el 1 de agosto, en Aragón se declararon 46 incendios que calcinaron unas 15.000 hectáreas, la mayoría de ellos provocados por rayos.

PROTECCIÓN CIVIL

Los incendios de este verano obligaron a evacuar por orden de la Dirección General de Interior del Gobierno de Aragón a casi 1.800 personas para evitar afecciones a la salud. En todos los casos fueron provisionales y se contó con la colaboración de los vecinos e instituciones de las localidades vecinas que prestaron alojamientos.

En la provincia de Teruel, la Dirección General de Interior ordenó el desalojo de 1.600 personas de las localidades de Alloza, La Zoma, Valdeltormo, Ejulve, La Cañadilla, Cirujeda, Cañizar del Olivar y Montoro. Los vecinos fueron acogidos en Andorra, Alcañiz, Montalbán, Alcorisa y Estercuel.

En el incendio de Jaulín-Valmadrid, declarado el 29 de julio, la Dirección General de Interior decretó el desalojo de las localidades de Valmadrid, La Puebla de Albortón y tres urbanizaciones de María de Huerva, lo que supuso la evacuación de casi 200 personas que fueron realojadas en otras viviendas así como en el albergue de Belchite. En el operativo participaron unos 300 voluntarios de las Agrupaciones de Protección Civil de las zonas afectadas y colindantes.

Los dos helicópteros medicalizados del 112 SOS-Aragón con base en Teruel y Zaragoza, varias ambulancias del 061 y el Puesto de Mando Avanzado del Departamento de Política Territorial, Justicia e Interior también participaron en el operativo.