La Oficina de Atención a las Víctimas del Franquismo de Zaragoza recoge 136 casos desde su apertura en junio


Ayuntamiento de Zaragoza escorzo
Europa Press - Archivo
Publicado 10/01/2019 11:19:35CET

ZARAGOZA, 10 Ene. (EUROPA PRESS) -

La oficina de Atención a las Víctimas del Franquismo puesta en marcha desde el Ayuntamiento de Zaragoza, ubicada en el Edificio Seminario, ha recogido un total de 136 testimonios desde su apertura del pasado mes de junio y está documentado los hechos que servirán como base para presentar en lo tribunales una querella municipal por los crímenes contra la humanidad cometidos por la dictadura franquista en la capital aragonesa.

La oficina ha recabado la información de 136 casos en relación con supuestos de crímenes contra la humanidad, aportados principalmente por familiares, pero también por víctimas directas en el supuesto de torturas en el tardo-franquismo, ha informado el Ayuntamiento de Zaragoza en una nota de prensa.

El consistorio ha explicado que el objetivo es presentar una querella en los juzgados de instrucción de Zaragoza "para tratar de hacer efectivo el derecho de acceso a la justicia, el derecho a la verdad de las víctimas de tales violaciones graves de los derechos humanos, y poner fin a la impunidad de los crímenes cometidos durante el franquismo conforme a los mandatos dirigidos a los poderes públicos españoles por parte de los organismos de derechos humanos de la ONU".

Ese material aportado gracias a la colaboración de víctimas y familiares, organizaciones memorialistas e investigadores permitirá elaborar el informe base para la querella municipal para posteriormente redactarla jurídicamente y tramitar el proceso judicial.

Así mismo, todos los testimonios recogidos servirán para elaborar un relato en forma de libro y formará parte del vídeo-archivo de la memoria histórica, han apuntado desde el consistorio.

En cuanto a la localización de los casos, los hechos de referencia se produjeron en Zaragoza, y también en otras localidades del partido judicial de Zaragoza como Leciñena, Magallón, Quinto de Ebro, Belchite, Fuentes de Ebro o La Puebla de Alfindén.

El Ayuntamiento ha detallado que las tipologías delictivas de los crímenes cometidos son diversas, "como asesinatos, desapariciones forzadas en concurso con delito de genocidio y torturas en concurso con crímenes contra la humanidad".

QUERELLA EN FASE DE ELABORACIÓN

Fuentes municipales han indicado que el trabajo de recogida de casos ha concluido, la querella está en fase de elaboración y fundamentación jurídica, y su interposición está prevista para finales del mes de enero.

Durante estos meses, los trabajos realizados desde la oficina, llevados a cabo por la Asociación Libre de Abogados y Abogadas de Zaragoza (ALAZ), se han desarrollado en coordinación con los equipos jurídicos y de atención psicosocial en otras oficinas del mismo tipo en otros lugares del país, compartiendo experiencias y herramientas de trabajo con entidades como el Grupo de Acción Comunitaria, la Asociación Pro-Derechos Humanos de España o Ceaqua.

Para llevar a cabo los trabajos, Zaragoza Cultural suscribió un convenio de colaboración con ALAZ, asociación elegida por unanimidad por parte de todos los colectivos memorialistas para atender el servicio. La oficina también ha contado con voluntariado de estas entidades para la gestión y la atención personal y emocional y el apoyo al trabajo jurídico desempeñado por los y las abogadas.

Asimismo, se ha trabajado en colaboración con otras instituciones y asociaciones de referencia en la materia, como el Instituto Vasco de Criminología, investigadoras de la Universidad de Zaragoza o diferentes asociaciones memorialistas.

El Ayuntamiento ha recordado que Zaragoza forma parte de la Red de Ciudades contra la Impunidad Franquista y viene trabajando desde hace meses para impulsar esta nueva vía judicial junto a CEAQUA, la Coordinadora Estatal de Apoyo a la Querella Argentina Contra Crímenes del Franquismo.

Hasta el momento cuatro ayuntamientos han presentado querellas por crímenes contra la humanidad cometidos en sus municipios --Vitoria, Pamplona, Elgeta y Mondragón--, otros dos por los bombardeos sucedidos en sus ciudades durante la Guerra Civil --Durango y Barcelona-- y cerca de cuarenta corporaciones locales se han comprometido a través de mociones en sus plenos a impulsar el enjuiciamiento de estos crímenes en sus localidades.

Contador