Publicado 18/01/2021 19:15CET

La plataforma SOS Pirineo alerta de la "brecha" entre el Gobierno de Aragón y el sector de la nieve

Invierno, nieve, pueblo, interior, rural
Invierno, nieve, pueblo, interior, rural - EUROPA PRESS - Archivo

HUESCA, 18 Ene. (EUROPA PRESS) -

El integrante de la plataforma SOS Pirineo y propietario de una gasolinera en Biescas, Pepe Giral, ha alertado de la "brecha" que se ha comenzado a abrir entre el Gobierno de Aragón y las poblaciones de los valles oscenses, tras el refuerzo de las restricciones de movilidad por el aumento de casos positivos en las ciudades que están confinadas perimetralmente.

La veintena de integrantes de esta plataforma --formada tanto por autónomos como trabajadores por cuenta ajena-- se volverán a reunir a última hora de la tarde de este lunes para estudiar nuevas medida a adoptar tras las movilizaciones de esta semana pasada en distintas localidades del valle de Tena, cuya economía depende, en buena parte, del sector de la nieve.

Asimismo, acudirán a la concentración que convocada este martes, 19 de enero, en el Valle de Aínsa y, de esta forma, les acompañarán en sus reivindicaciones.

"Somos un movimiento que acaba de surgir por Whatsapp y se ha logrado involucrar a todo tipo de trabajadores del valle, pero falta más implicación de Aramón".

La primeras concentraciones se han producido la pasada semana. En la localidad de Biescas, se reunieron 200 personas y unos días después más de 500 ciudadanos cortaron la carretera A-136 a la altura de Escarrilla. Este pasado domingo, en Formigal se superó el medio millar en otra protesta para pedir que se abra la zona al turismo.

TRIPLE IMPACTO

"Se está yendo gente en Biescas", ha asegurado Pepe Giral para señalar que al menos dos parejas con hijos y una sin hijos se han ido, y en Escarrilla otras dos con cuatro niños. En Sallent, el déficit de empleos es de 700 y en Biescas lo ha estimado en 125, un 10 por ciento de la población. "De lo que nadie se da cuenta es de la brecha entre el Gobierno de Aragón y el Pirineo, que será difícil de cerrar. Hay un resquemor grande", ha descrito.

Pepe Giral ha puntualizado que no solo está el impacto económico, sino también el psicológico y social, que "serán muy gordos" en la zona, que lleva sin recibir turistas y visitantes, excepto de la provincia y de forma puntual, desde finales de octubre.

En su caso ha cifrado en un 90 por ciento la merma de actividad en la estación de servicio, situada a pie de carretera en ascenso al valle, y también hay hoteles cerrados porque no hay clientes.

En declaraciones a Europa Press, este integrante de SOS Pirineo ha contrapuesto este ambiente con las imágenes de centros comerciales de las ciudades con filas de gente para acceder a las tiendas y establecimientos de hostelería.

ASTÚN SIN CONTAGIOS

"Deberían dejar subir a un porcentaje de población que nos permita trabajar y sacar los negocios adelante. Nos está costando dinero, porque está todo parado. Los 900 contagiados en Aragón no están en el Pirineo. Son cuatro meses de cierre y está en juego la temporada para el sector de la nieve. Ya no hablamos de ganar dinero sino de cubrir gastos".

Giral ha abogado por un control de paso para los que poseen una segunda residencia y quienes tengan reserva hotelera, además de regular los aforos y multar en caso de incumplimiento. "No nos pueden dejar cerrados".

Ha dudado de la efectividad de las medidas aportadas por el Gobierno de Aragón porque el plan de empleo lo tienen que pagar en un 40 por ciento los ayuntamientos y comarcas, pero "están arruinados".

Pepe Giral ha contado que la estación invernal de Astún --en el valle del Aragón-- lleva más de veinte días recibiendo esquiadores y no tiene contagios. "Funciona muy bien y está siendo un referente. Pedimos el mismo trato que a otros complejos comerciales, pero nos han dejado de lado".