Publicado 10/03/2021 15:27CET

Repollés confía en que "antes del verano" estén vacunados todos los mayores de 70 años

El presidente de Aragón, Javier Lambán, y la titular de Sanidad, Sira Repollés.
El presidente de Aragón, Javier Lambán, y la titular de Sanidad, Sira Repollés. - EUROPA PRESS.

Defenderá en el Consejo Interterritorial mantener el toque de queda a las 23.00 horas y las reuniones sociales de seis personas

ZARAGOZA, 10 Mar. (EUROPA PRESS) -

La consejera de Sanidad del Gobierno de Aragón, Sira Repollés, ha confiado este miércoles en que "antes del verano" estén vacunados contra la COVID-19 todos los aragoneses mayores de 70 años de edad, el sector más "preocupante".

La llegada de las vacunas ha sido "esperanzadora", pero también "un reto", ha expresado Repollés, quien ha lamentado que "no hay un día que no se reciban las quejas de algún colectivo concreto" y ha dejado claro que el Departamento ha sido "estricto" con los criterios de priorización que ha marcado el Ministerio.

En la actualidad se están vacunando los mayores de 80 años y grupos de riesgo como bomberos, Fuerzas de Seguridad, farmacéuticos y otros. Ha observado que "la edad es el factor determinante" en cuanto a la vulnerabilidad de forma que los más mayores son prioritarios y después el Departamento realiza las propuestas que considera razonables al Ministerio, puntualizando que Aragón sigue "escrupulosamente" el documento de vacunas del Gobierno de España y no ha hecho ninguna excepción.

A las personas mayores de 55 años que han padecido ya la COVID-19 se les siguen administrando dos dosis, ya que los estudios científicos consideran que solo se debe administrar una a los de menos de 55 años que la han pasado. La vacuna de Jannsen, de una sola dosis, no estará disponible hasta junio, ha dicho en rueda de prensa.

Sira Repollés ha comentado que desde el inicio ha sido partidaria de que la vacuna de Astrazeneca se pudiera administrar a personas mayores de 55 años, pero el Ministerio lo declinó por las evidencias científicas en sentido contrario.

"Nada desearíamos más que vacunar a los temporeros si tuviéramos la posibilidad y no colisionase con las personas mayores", ha reconocido la consejera, que ha abordado este asunto desde principios de año.

En cuanto a la Comisión Interterritorial de Sanidad que tendrá lugar esta tarde y en la que se debatirá sobre las medidas a adoptar en Semana Santa, Aragón propondrá mantener el toque de queda a las 23.00 horas y que las reuniones sociales sean de hasta seis personas.

Si se produce otra ola de COVID-19 por la Semana Santa "se tomarán las medidas oportunas", precisando que "será mucho menor" que en otros episodios. También ha indicado que la prevalencia de la cepa británica sigue en el 12 por ciento y que no se ha detectado ninguna otra variante.

Acerca de la apertura de la movilidad entre las tres provincias aragonesas, ha hecho notar que la incidencia es de nivel dos y que las medidas sociales siguen siendo las mismas porque "la posibilidad de que haya rebrotes es real", de ahí la exigencia de la responsabilidad individual.

BALANCE

En su balance del primer año de COVID-19, Repollés ha dicho que "si hemos sido capaces de contener los efectos devastadores ha sido gracias al efecto de todos", como policía, bomberos, servicios de limpieza y "la responsabilidad individual que hemos demostrado" en estos "tiempos muy difíciles".

La gestión se ha basado en la expansión del sistema sanitario, la transparencia, la rendición de cuentas y la proactividad, ha manifestado Repollés, quien ha apuntado que Sanidad ha realizado 1.860 contratos y que al principio "no tuvimos toda la protección necesaria", de la que se comenzó a hacer acopio por completo el verano pasado, contando ahora con una reserva estratégica en la Plataforma Logística de Zaragoza (Plaza), y otro almacén adicional con material para seis semanas.

Las UCI se han hecho "elásticas", ya que además de su espacio habitual, se han extendido a quirófanos, salas de reanimacion y, en el Hospital Royo Villanova, a la capilla. Además se crearon dos hospitales de campaña y se pusieron en marcha los Centros COVID, así como un laboratorio que ahora busca la cepa británica.

El sistema sanitario es "elástico" y continúa con otros proyectos, como el centro de salud del Barrio Jesús de Zaragoza, cuya licencia de obras estará lista esta semana, y también la reforma de las Urgencias del Hospital San Jorge de Huesca, la construcción del Hospital de Alcañiz y el inicio del lote 2 del de Teruel, que avanzarán en las próximas semanas.

"Siempre hemos dicho la verdad a todo el mundo y hemos colaborado con todos los agentes para tomar las decisiones de forma conjunta, leal y honesta", ha continuado Repollés, quien ha recordado actuaciones como la activación del CECOPI (Centro de Coordinación de Protección Civil) para "cuidar al territorio", así como las medidas para evitar la propagación entre los temporeros, el trabajo con mediadores socio-culturales y la incorporación -en verano de 2020-- de la ONG Open Arms al dispositivo.

El Gobierno de Aragón ha impulsado una ley, cuatro Decretos-leyes, 15 Decretos del presidente y 50 Órdenes de Departamentos, así como dos Instrucciones y multitud de protocolos, ha expuesto Repollés, quien ha puesto de relieve "la colaboración de todo el Gobierno en su totalidad".

TRANSFORMACIÓN DIGITAL

"Se está trabajando de forma encomiable" y Aragón es un "referente" en materia de logística de las vacunas, ha dicho la consejera, realzando la digitalización de todo el proceso de citaciones. Ha mencionado los nuevos retos: la transformación digital y los nuevos modelos de medicina, que han propiciado la creación de una dirección general específica. A la vez se están recuperando los planes de cribado de cáncer de colon y de mama, y se está realizando un "tremendo esfuerzo" por mantener la actividad quirúrgica.

Sobre la atención primaria, la titular de Sanidad ha considerado que aunque se irá recuperando la presencialidad progresivamente, "la apuesta por las nuevas tecnologías ha venido para quedarse". La telemedicina es "una herramienta útil" en este área, ha subrayado, tras lo que ha reconocido que se ha perdido "calidez" en la asistencia y que no se debe perder "calidad".