Publicado 20/01/2022 19:31

Un total de 330 mujeres obtienen en Aragón la habilitación provisional para trabajar en la atención a mayores hasta 2023

ZARAGOZA, 20 Ene. (EUROPA PRESS) -

Un total de 330 mujeres han recibido del Gobierno de Aragón el diploma que las habilita para poder trabajar en centros de mayores y servicios sociales hasta enero de 2023 gracias a su experiencia acreditado como gerocultoras, cuidadoras en centros y servicios sociales, auxiliares de ayuda a domicilio o asistentes personales.

La consejera de Ciudadanía y Derechos Sociales del Gobierno de Aragón, María Victoria Broto, ha realizado la entrega de estos diplomas en la sede del Laboratorio de Aragón Gobierno Abierto (LAAAB), ubicado en la sede de este Departamento, en la plaza del Pilar, en un acto simbólico al que han acudido 30 de las mujeres que reciben la acreditación.

"Tras cada una de ellas, ha subrayado Broto, hay una mujer valiente y luchadora" y este diploma reconoce "un camino de esfuerzo y superación, regula un trabajo esencial y nos recuerda lo vital que ha sido este trabajo durante la pandemia".

La consejera ha añadido que esta entrega "está cargada de sentimiento, el mismo que ellas han puesto en su quehacer diario en circunstancias muy difíciles".

Se trata de la tercera acreditación de estas características que realiza el Gobierno de Aragón, pero en este caso concreto se centra en trabajadoras que tuvieron que realizar esta labor durante la pandemia del coronavirus, entre el 1 de marzo de 2020 y el 9 de mayo de 2021.

En conjunto, y desde que en 2017 el Consejo Interterritorial abriera la vía para flexibilizar las condiciones establecidas para la cualificación de estas profesionales, han recibido esta acreditación en Aragón 1.615 personas, incluidas las 330 de la nueva habilitación.

De las 1.300 de las dos primeras fases, 1.100 eran diplomas de habilitación excepcional --válido en todo el territorio nacional y sin fecha de caducidad-- y 210 eran provisionales. Esto ha permitido, por ejemplo, que todas estas personas trabajen en la atención directa durante el periodo de pandemia, garantizando la atención de personas en situación de dependencia.

NECESIDAD SOCIAL

Broto ha manifestado que, en Aragón, se han apoyado estos procesos de habilitación y, a la vista de la respuesta obtenida, "se puede concluir que se ha atendido una necesidad social muy concreta y extendida, la de reconocer el trabajo y la profesionalidad de las personas a las que se confía el cuidado de nuestros mayores en centros y domicilios, especialmente en el territorio rural aragonés".

El Consejo Territorial de Servicios Sociales y del Sistema para la Autonomía y Atención a la Dependencia (SAAD) en su último acuerdo de fecha 30 de diciembre de 2021, establece medidas para asegurar en la medida de lo posible la continuidad de los servicios procurados a las personas en situación de dependencia considerando el elevado impacto que la última variante del SARS Cov-2 está teniendo en los recursos humanos del mismo.

Este acuerdo incluye también una mención a que el Consejo está ya trabajando, tal y como se prevé en el 'Plan de Choque', en un Acuerdo de Acreditación y Calidad del SAAD que incorporará los procesos de habilitación anteriores, dando prioridad a robustecer el sistema.

En este marco, la consejera de Ciudadanía ha subrayado la voluntad de Aragón de dar carácter de continuidad a estas acreditaciones dado el importante papel social que han tenido estas trabajadoras y la respuesta que han podido dar a una necesidad constatada antes de la pandemia e incrementada durante la misma.

Al acto, ha asistido también la directora gerente del IASS, Noelia Carbó, que ha felicitado a estas trabajadoras y ha resaltado la relevancia social del trabajo que desarrollan.

Más información