UGT Aragón rechaza el cierre de la Central Térmica de Andorra

Publicado 16/11/2018 20:16:21CET

ZARAGOZA, 16 Nov. (EUROPA PRESS) -

UGT Aragón ha mostrado su rechazo a la pretensión de Endesa de cerrar la Central Térmica de Andorra (Teruel) el 30 de junio de 2020, tal como anunció este jueves la dirección al comité de empresa, decisión supone un "trauma" para una comarca "que se queda sin su principal fuente de riqueza y que pierde así la cuarta parte de sus puestos de trabajo".

En una nota de prensa, UGT ha explicado que la dirección de la Central Térmica de Andorra ha comunicado este jueves a la representación sindical de la planta la intención de Endesa de no hacer las inversiones necesarias para que esta unidad de producción puede mantener su actividad más allá del 30 de junio de 2020 "por considerar que dicha inversión es menos rentable que las que se aprobarán en su plan industrial".

Para esta organización sindical, "resulta cínico por parte de una empresa que ha obtenido cuantiosos beneficios con la producción de esta central, y que sigue teniéndolos en su negocio en España, descapitalizar ahora una comarca con la que ha contraído una gran responsabilidad social".

UGT Aragón ha pedido a los Gobiernos de España y de Aragón que utilicen todas las herramientas legales a su alcance para obligar a la empresa a mantener su actividad e impedir el cierre de la central, "ganando así el tiempo necesario para una transición energética justa que debe concretarse de inmediato mediante proyectos de inversión y de futuro".

Igualmente, ha reclamado a ambos Ejecutivos que utilicen esas mismas herramientas legales, para lo que contarán con el apoyo del sindicato, para exigir a Endesa "que asuma su responsabilidad con el territorio y con los trabajadores".

UGT ha incidido en que el cierre de la central supondría la pérdida directa de la cuarta parte de los empleos directos de la comarca, sin contar con las afecciones indirectas en Andorra y en las comarcas limítrofes.

A su entender, la empresa "debe asumir su responsabilidad con los trabajadores propios, pero también con los 400 que prestan servicio en la central mediante subcontratas". UGT Aragón ha anunciado que va a movilizar "todas las energías necesarias para impedir una actuación empresarial que muestra la peor cara el capitalismo especulativo".