Publicado 08/03/2021 14:20CET

UGT y CCOO señalan que la crisis sanitaria agrava la brecha de género y las desigualdades en el mercado laboral

Concentración de UGT y CCOO con motivo del 8M.
Concentración de UGT y CCOO con motivo del 8M. - EUROPA PRESS

Una representación de los dos sindicatos ha salido a la calle con el lema 'Vivas, libres y unidas por la igualdad'

ZARAGOZA, 8 Mar. (EUROPA PRESS) -

UGT y Comisiones Obreras (CCOO) han señalado que la pandemia ha agravado la brecha de género y las desigualdades en el mercado laboral. Los sindicatos han considerad que es "fundamental" seguir saliendo a la calle el 8M, eso sí, cumpliendo con todas las medidas sanitarias para evitar la propagación del coronavirus.

De esta forma, este lunes se han congregado el la plaza de la Constitución de Zaragoza, como otros años, UGT y CCOO para conmemorar el Día Internacional de la Mujer. No obstante, en esta ocasión lo han hecho sin llamar a la asistencia de los ciudadanos, ya que han decidido concentrarse solo durante media hora y únicamente 20 representantes de cada central sindical, debido a la situación sanitaria.

El acto ha consistido en la colocación de una pancarta en el monumento a la Constitución en la que se podía leer el lema 'Vivas, libres, unidas por la igualdad', acompañada por globos, y la lectura de un manifiesto conjunto. Asimismo, en esta ocasión los asistentes han acudido con mascarillas moradas. Esta imagen se ha replicado en el parque Miguel Servet de Huesca y en la plaza de la Catedral de Teruel. Además, han llamado a paros de cinco minutos en los centros de trabajo.

En declaraciones a los medios de comunicación, la responsable del Departamento de la Mujer de UGT-Aragón, Medea Gracia, ha evidenciado que los sindicatos siguen con la "lucha feminista" en un año en el que, con la crisis sanitaria, se ha puesto "más de manifiesto" el trabajo que realizan las mujeres en sectores esenciales.

"Nos parece fundamental seguir saliendo a la calle. Aunque en esta ocasión ha sido con un acto de carácter simbólico". Ha opinado que este 2020 se ha puesto de manifiesto la "crisis de cuidados" que vive el país, ya que este es un aspecto social que recae esencialmente sobre las mujeres.

"Además, los sectores feminizados, como el comercio o la hostelería, son los que más se han visto afectados por la situación sanitaria y por los ERTE --expedientes de regulación temporal de empleo--".

Ha comentado que aunque el teletrabajo se haya planteado como una pequeña ayuda a la conciliación de la vida laboral y familiar, esta situación ha hecho que muchas mujeres se hayan tenido que encargar --sobre todo durante el primer estado de alarma, en el que cerraron guarderías, colegios y centros de día de mayores-- a la vez de su trabajo y del cuidado de las personas dependientes.

En la misma línea, la responsable de Igualdad de CCOO-Aragón, Elena Pérez, ha desgranado el teletrabajo lo que ha hecho durante la pandemia ha sido sobrecargar a las mujeres, que han tenido que compatibilizar, en el mismo tiempo y al mismo lugar, tareas de tipo laboral y de cuidados: "No es una solución, debe estar regulado con una serie de condiciones, pero no es una medida de conciliación".

Ha detallado que aunque el acto haya tenido que ser "simbólico" por la pandemia, hay que seguir dando visibilidad a "las distintas brechas" existentes entre hombres y mujeres. "Ocho de cada diez contratos a tiempo parcial son desarrollados por mujeres por motivos de conciliación, nueve de cada diez contratos temporales son de mujeres, hay una brecha salarial del 24 por ciento y una brecha en las pensiones de unos 400 euros".

MANIFIESTO

Las responsables de Igualdad de los sindicatos han sido también las encargadas de leer el manifiesto conjunto que este año han dado a conocer los sindicatos. Así, han incidido en que el logro de la igualdad efectiva es un objetivo prioritario, y su compromiso para su consecución se materializa día a día en la actividad de los sindicatos.

"Lograr que la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres se convierta en una realidad y alcancemos una sociedad más justa, inclusiva y solidaria es un principio irrenunciable para nuestras organizaciones". De esta forma, han recordado el "retroceso" que supusieron para "la igualdad de oportunidades" las políticas de recortes aplicadas por el Gobierno central durante la crisis económica de 2008.

"Además, tras este periodo hemos asistido al surgimiento de movimientos reaccionarios cuyo objetivo es eliminar los avances ya alcanzados y frenar cualquier progreso en la igualdad de género", han lamentado, al tiempo que han reconocido que 2018, con el cambio de Gobierno y la aprobación del Real Decreto ley 6/2019, de medidas urgentes para garantía de la igualdad de trato y de oportunidades entre mujeres y hombres en el empleo y la ocupación, ha habido "ciertos avances".

Entre ellos, la equiparación de los permisos para los dos progenitores por nacimiento y cuidado de lactante, la creación de un registro de retribuciones desagregado por sexo en las empresas, las auditorías salariales en los Planes de Igualdad y la extensión de la obligación de contar con un Plan de Igualdad negociado con la representación legal de trabajadores en las empresas de 50 o más personas.

"EN EL PEOR DE LOS CONTEXTOS"

"No obstante, hay que tener en cuenta que estos avances llegan en el peor de los contextos, en medio de una gravísima crisis sanitaria causada por una pandemia sin precedentes en los últimos cien años, provocada por la COVID-19, cuyas consecuencias están siendo demoledoras para la sociedad y economía, y que hacen más difícil afrontar las dificultades de desigualdad que dicha crisis acarrea".

En este contexto, los sindicatos han considerado que hay que luchar "con más fuerza que nunca" para vencer los retos que esta pandemia plantea "en todos los ámbitos y, especialmente, en los del empleo y la igualdad de género".

Han subrayado que la pandemia ha evidenciado "en mayor medida" los desequilibrios y desigualdades de género entre mujeres y hombres y ha puesto de manifiesto importantes déficits del estado de bienestar y de protección social.

Ante esta situación, para las centrales sindicales es necesario impulsar la negociación colectiva con medidas y planes de igualdad, exigir el cumplimiento de los planes de igualdad y, mediante el diálogo social, derogar los aspectos más lesivos de la reforma laboral y, especialmente, aquellos que afectan de forma más negativa a las trabajadoras.

También han insistido en la importancia de incrementar el salario mínimos interprofesional (SMI) hasta situarlo, al final de la legislatura, en el 60 por ciento de la media salarial, como señala la Carta Social Europea, e incrementar y mejorar las políticas activas de empleo.

UGT y CCOO han sostenido que hay que adoptar medidas de acción positiva dirigidas a eliminar la discriminación y la desigualdad en el empleo y en la protección social y aumentar los niveles de protección social en relación con las tareas de cuidados, al tiempo que se eliminan las discriminaciones y desigualdades de género que aún persisten en el sistema de protección social.

Además, ha abogado por adoptar políticas con perspectiva de género en todos los ámbitos, dignificar el sector de cuidados, acometer la plena equiparación de derechos de las trabajadoras del hogar y adoptar políticas de corresponsabilidad efectiva.

A su juicio, hay que reforzar y garantizar los instrumentos y recursos de vigilancia, control y sanción de la Autoridad Laboral, diseñar una ley de igualdad salarial, adoptar medidas y políticas dirigidas a lograr la representación paritaria en todos los órganos de representación y decisión e impulsar una reforma educativa que integre la educación en la igualdad y en el respeto a la diversidad.

Para leer más