Publicado 27/07/2020 15:11:24 +02:00CET

La UZ inaugura un laboratorio destinado a buscar soluciones para las empresas contra la COVID-19

Laboratorio del Centro de Encefalopatías y Enfermedades Transmisibles Emergentes.
Laboratorio del Centro de Encefalopatías y Enfermedades Transmisibles Emergentes. - EUROPA PRESS

ZARAGOZA, 27 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Centro de Encefalopatías y Enfermedades Transmisibles Emergentes de la Universidad de Zaragoza (UZ) ha inaugurado este lunes, 27 de julio, un laboratorio en el que se realizarán pruebas para posibles aplicaciones industriales destinadas a las empresas de gran consumo con el objetivo de garantizar la seguridad de los consumidores frente a la COVID-19.

El vicepresidente y consejero de Industria, Competitividad y Desarrollo Empresarial del Gobierno de Aragón, Arturo Aliaga, ha destacado en rueda de prensa la importancia de la colaboración del Ejecutivo autonómico con la Universidad de Zaragoza, las empresas y la ciencia "para poner ese enorme potencial al servicio de las empresas". Aliaga ha remarcado la "necesidad de certificar la seguridad de los productos industriales y de unas instalaciones acordes a las exigencias de las empresas".

Por su parte, el rector en funciones de la Universidad de Zaragoza, José Antonio Mayoral, ha reivindicado el papel de la ciencia durante la pandemia actual. "Hemos vuelto los ojos hacia la ciencia y me gustaría que no apartáramos la mirada nunca más; el futuro de todos está en ella", ha esgrimido.

El director del Centro de Encefalopatías y Enfermedades Transmisibles Emergentes de la Universidad de Zaragoza, Juan José Badiola, ha explicado que este proyecto tiene el objetivo de "hallar nuevas formas de abordar el problema del coronavirus", aplicado en las prendas de vestir.

En concreto, se va a estudiar la efectividad del ozono y los rayos ultravioletas aplicados para la eliminación de la COVID-19 en las prendas de vestir. Se trata de una iniciativa que, además, ayudará "a contrarrestar la posición negativa en la que se encuentra Aragón en las últimas semanas", ha añadido Badiola.

Dicho espacio ha sido acondicionado por la multinacional HMY (Yudigar), empresa especializada en soluciones globales para el retail. En este sentido, el director general de la compañía, José Benito Pardo, ha subrayado la importancia de la colaboración entre las empresas y los centros educativos para "crear innovación y seleccionar a los futuros profesionales".

Esta empresa lleva años colaborando con la Universidad de Zaragoza a través de su Cátedra HMY, para desarrollar nuevas técnicas de desarrollo, fabricación y explotación de espacios comerciales y de encuentro avanzados.

EQUIPOS PARA HIGIENIZAR PRENDAS

El laboratorio cuenta con un nivel 3 de bioseguridad, una condición solo disponible en otros dos centros en toda España, en Madrid y Barcelona. El viernes pasado, fue instalado en el sistema de acceso un filtro HEPA, proveniente de Alemania, el más potente para evitar la contaminación de los diferentes espacios.

Desde esta nueva instalación, un equipo de tres investigadores, dirigidos por el inmunólogo, investigador del Instituto Investigación Sanitaria de Aragón, del Instituto de Nanociencia de Aragón y profesor adjunto de la Universidad de Zaragoza, Julián Pardo, realizarán, durante las próximas semanas, un estudio sobre la efectividad del ozono y los rayos ultravioletas aplicados para la eliminación de la COVID-19 en las prendas de vestir.

En esta instalación, se harán pruebas a pequeña escala, en la cabina de limpieza de textiles desarrollada por HMY durante el estado de alarma, con un solución que resolvería la higienización de prendas en el punto de venta --probadores, exposición o devoluciones-- y permitiría reducir los tiempos de espera de las prendas que se prueban o se devuelven para volver a estar expuestas y listas para la venta.

Pardo ha explicado que, hasta ahora, "teníamos que esperar 24 horas para que la prenda pudiese volver a probarse por otra persona desde su desinfección", mientras que con esta aplicación, "podremos hacerlo en solo 15 minutos". Con esa limpieza, las empresas podrán certificar y validar algunos de los procesos que se aplican en sus productos antes de su comercialización.

El científico ha advertido de la "peligrosidad" del ozono para la salud de las personas y el medio ambiente. En este aspecto, las cabinas que van a utilizar en esta investigación vierten diversas dosis de ozono y después lo retiran, directamente, antes de poner en contacto las prendas con el aire.

El investigador ha aclarado que se trata de una medida de prevención y el objetivo del estudio "no es otro más que eliminar posibles focos --prendas contaminadas-- de transmisión del virus".

ANÁLISIS DE AGUAS RESIDUALES

El Centro de Encefalopatías y Enfermedades Transmisibles Emergentes de la Universidad de Zaragoza trabaja en otros proyectos europeos, así como de ámbito nacional y local.

Así, desde hace seis semanas y en colaboración con el Ayuntamiento de la capital aragonesa, se están analizando las aguas residuales de la ciudad. Badiola ha asegurado que se trata de un proyecto único en España porque se han "analizado las aguas residuales de las depuradores, de los barrios y de los hospitales" y, en las últimas tomas "hemos detectado el virus en estas aguas".

Contador

Para leer más