Investigadores proponen una red de seguimiento de carroñas en el campo para conservar la biodiversidad

Publicado 23/08/2019 11:30:59CET
Buitres.
Buitres. - UNIVERSIDAD DE OVIEDO - Archivo

OVIEDO, 23 Ago. (EUROPA PRESS) -

Un equipo investigador de la Universidad de Oviedo y la Universidad Autónoma de Madrid resalta en la revista Journal of Applied Ecology la necesidad de implantar un sistema alternativo al usado actualmente para estimar de manera más fiable la necesidad de alimentación de las especies de vertebrados carroñeros, y cumplir así con garantías la normativa europea vigente, que regula el abandono de carroñas de ganado muerto en el campo.

Según ha informado la Universidad asturiana, el objetivo de esta normativa es reconciliar la conservación de la biodiversidad, evitando que la falta de carroñas de ganado afecte a especies silvestres como buitres, águilas, osos o lobos, entre otras, con el mantenimiento de la salud animal y humana.

La regulación europea, transpuesta en 2011 a la legislación nacional y progresivamente desde entonces por la mayoría de las comunidades autónomas españolas, entre ellas Asturias, propone comparar las necesidades tróficas de las especies silvestres con las tasas de mortalidad de ganado extensivo.

De este modo, se interpreta, que, mediante la comparación de ambos valores, se pueden detectar desviaciones preocupantes en uno u otro sentido, hacia la escasez de alimento para la fauna o hacia potenciales riesgos sanitarios por la existencia de carroñas sin consumir.

Sin embargo, el equipo investigador, formado por Patricia Mateo-Tomás y José Vicente López-Bao, de la Universidad de Oviedo, y Pedro Olea, de la Universidad Autónoma de Madrid, alerta de que las citadas estimas carecen de la precisión suficiente para poder hacer esa comparación con garantías.

Destacan por ejemplo que la población de buitre leonado en España podría requerir entre 10.000 y 35.000 toneladas de carroña al año, mientras que en el caso de carroñeros facultativos como el oso y el lobo, las estimas de la carroña consumida anualmente oscilarían entre 0 y 2.000 toneladas, en función de la proporción de su dieta que dependa del consumo de carroña.

Con estos ejemplos, el trabajo ilustra cómo esta gran variación compromete la utilidad de las estimas para realizar un adecuado seguimiento de la aplicación de la normativa de carroñas.

ASTURIAS RURAL ofrecido por