Actualizado 16/09/2012 15:01

Asmadera urge un cambio en la política forestal autonómica ante la "alarmante pérdida de competitividad"

Imagen de la tala de árboles
ECOLO-VERDES

OVIEDO, 16 Sep. (EUROPA PRESS) -

El grupo Asmadera ha urgido un cambio en la política forestal del Principado que sirva para atajar la "alarmante pérdida de competitividad del sector" fruto no solo de la actual crisis económica, sino "del fracaso de gestión y desarrollo del modelo utilizado y de las caídas de producción, productividad, empleo y actividad".

En declaraciones a Europa Press, el presidente, Luis Enrique Martínez, ha señalado que las causas más influyentes de este "infradesarrollo" son la falta de ordenación y planificación, junto con unas infraestructuras agroforestales "obsoletas" y un compendio normativo público "desordenado, incoherente y ampliamente restrictivo".

"El fututo del sector forestal en Asturias es francamente desalentador desde la óptica de propietarios forestales desconcertados, indignados y desmotivados y desde la perspectiva de empresas presionadas, angustiadas y huérfanas de confianza", lamenta. Como ejemplo, Asmadera asegura que Asturias ha perdido más de un tercio de aprovechamiento forestal, ya que en los años 90 se cortaban casi un millón de metros cúbicos de media anual, mientras que en la primera década de este siglo no se han llegado a los 650.000.

180 EMPRESAS Y 2.000 EMPLEOS EN PELIGRO

Así, el presidente de la patronal de la madera ha destacado la conveniencia de afrontar reformas tácticas, que en su mayoría no requieren de la asignación de fondos públicos, y estratégicas. De lo contrario, advierte de que es muy probable "que antes de 2020 más del 80 por ciento de la actividad del sector forestal y de la madera desaparezca llevándose por delante más de 180 pequeñas empresas y más de 2.000 empleos, la mayor parte de ellos en la zona rural".

Luis Enrique Martínez añade que Asturias cuenta desde hace más de una década con un Plan Forestal cuyos contenidos deben ser revisados y una Ley de Montes que, después de ocho años de vigencia, no tiene desarrollado su "imprescindible complemento reglamentario".

Junto a ello, las empresas de la madera proponen abolir de forma inmediata la prohibición de nuevas plantaciones de eucalipto que supone "un cáncer para el sector"; eliminar la "absurda" sujeción a licencia urbanística de las talas masivas de arbolado, creada, dicen "para que los ayuntamientos cobren una mordida al sector" y simplificar o anular las tramitaciones atribuida en materia forestal a Consejerías como Cultura y Fomento.

VENTANILLA ÚNICA Y PERMISO DE CORTA ELECTRÓNICO

Asimismo, exigen un incremento de la movilización de madera pública para garantizar un abastecimiento adecuado de la industria transformadora, la creación de una verdadera ventanilla única para el sector y la activación el permiso de corta electrónico, en el que se invirtieron fondos públicos y que se encuentra "paralizado por motivos técnicos".

Por último, Asmadera insta a que se continúe apostando por la gestión forestal sostenible, su certificación y su cadena de custodia tanto por el sistema FSC, como el PEFC, con 21.806 hectáreas certificadas a principios del pasado mes de agosto.