Publicado 12/02/2021 11:45CET

Asturias promoverá la formación de los perceptores del salario social como asistentes de ayuda a domicilio

Melania Álvarez, a la izquierda
Melania Álvarez, a la izquierda - CAPTURA DE FACEBOO DEL GOBIERNO ASTURIANO

OVIEDO, 12 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Asturias promoverá la formación de las personas que perciben el salario social básico, la renta asturiana para las personas más desfavorecidas, como asistentes de ayuda a domicilio, ante el notable crecimiento de la demanda de este servicio en el último año, y con el doble objetivo de cubrir las necesidades y promover la inserción laboral de este colectivo.

La titular de Derechos Sociales y Bienestar, Melania Álvarez, ha informado este viernes al Consejo de Gobierno de esta propuesta. La consejería ha constatado que la ayuda a domicilio es el servicio que más aumentó entre las personas con dependencia en 2020: llegó a alcanzar los 5.210 beneficiarios, frente a los 3.967 del ejercicio anterior. Estas cantidades reflejan un incremento anual del 31,33%.

Además, el departamento que dirige Melania Álvarez estima que a finales de este año las personas dependientes atendidas por servicios profesionales en sus hogares superarán las 6.700, por lo que la formación en este ámbito puede suponer un revulsivo laboral para los perceptores de la renta mínima autonómica.

En estos momentos, cobran el salario social básico 21.698 familias. El crecimiento de la demanda de la ayuda a domicilio responde, en gran medida, a las restricciones derivadas de la pandemia sanitaria, que obligaron a reducir la actividad en los centros de día -donde se ofrecen terapias y cuidados- y también en los de atención residencial. Con el fin de paliar las consecuencias de estas limitaciones, Derechos Sociales reforzó la asistencia en los hogares.

Actualmente, en Asturias reciben atención 24.199 personas con algún grado de dependencia reconocida, el 17% de las cuales se beneficia del servicio de ayuda a domicilio, un porcentaje que tan solo superan las personas atendidas por un familiar, que representan el 30% del total.

El año pasado también creció el número de perceptores de una prestación económica vinculada al pago de un servicio privado, al pasar de 2.083 en 2019 a 2.706 en 2020, lo que implica una subida del 29,9%.

Además, dado que la agilización del trámite de reconocimiento de la dependencia conllevará el incremento de las personas atendidas, la consejería analiza ya la capacidad de respuesta del sistema y el refuerzo de prestaciones que faciliten la permanencia en el propio entorno, como la ayuda a domicilio.