El Ayuntamiento abre el trámite de consulta pública para renovar la ordenanza de medio ambiente

Publicado 05/01/2019 14:14:35CET

OVIEDO, 5 Ene. (EUROPA PRESS) -

El Ayuntamiento de Oviedo abrió el pasado 28 de diciembre el trámite de consulta pública previa, con plazo de un mes, para que los ovetenses interesados envíen las sugerencias u observaciones que estimen oportuno a la Ordenanza Municipal de Protección del Medio Ambiente Atmosférico.

El consistorio había aprobado definitivamente la ordenanza en el pleno del 4 de julio de 2017, pero esta fue anulada por defectos formales, por sentencia de la Sala de lo ContenciosoAdministrativo del Tribunal de Superior de Justicia de Asturias de 24 de septiembre de 2018.

Por ello, el Ayuntamiento considera "imprescindible" tramitar la adaptación de la ordenanza vigente, que data de 1994, al marco legislativo existente, aprovechando asimismo para adaptarla al "Protocolo de actuación en episodios de contaminación del aire en el Principado de Asturias", cuyo objeto es "establecer el marco de actuación de las Administraciones Públicas en los episodios puntuales de incremento de la contaminación del aire en situaciones de estabilidad atmosférica que dificulten la dispersión de contaminantes", aprobado por acuerdo del Consejo de Gobierno del Principado de Asturias de 1 de agosto de 2018.

Con esta adaptación el Ayuntamiento persigue "continuar velando por la calidad del aire en el municipio, mejorando las condiciones ambientales de la atmósfera y con ella la calidad de vida de los vecinos, compaginando la convivencia de las actividades potencialmente contaminadoras de la atmósfera con la de los ciudadanos para conseguir una situación más saludable en el concejo".

Las medidas administrativas que se articulan para la consecución de estos fines son la regulación de las actividades, situaciones e instalaciones que sean susceptibles de influir en las condiciones ambientales del término municipal de Oviedo, con el fin de preservar y mejorar el medio urbano, evitando los posibles efectos nocivos de aquéllas y los riesgos de contaminación de los elementos naturales y los espacios comunitarios.

Para sacar adelante la normativa, se abre un trámite de consulta pública previa, por plazo de un mes, para recabar la opinión de los sujetos y organizaciones más representativas potencialmente afectados por la futura norma.

Se atenderán sugerencias en cuanto a los problemas que se pretenden solucionar con la aprobación de la norma, los riesgos y situaciones potencialmente contaminantes que se aprecian y a los que se debe poner solución; la necesidad y oportunidad de su aprobación y actualización para su adaptación a la normativa que ha entrado en vigor desde el año 1994; los objetivos de la ordenanza que se pretende aprobar; y las posibles soluciones que se puedan proponer, regulatorios y no regulatorios, a los problemas y circunstancias contaminantes observadas, con el fin de conseguir un medo ambiente atmosférico más saludable.

Contador