Actualizado 17/07/2009 19:09

El colectivo nacional de transexuales urge a Aído y al Principado a pronunciarse sobre la agresión en un gimnasio de Gijón

Califica de "muy grave" el suceso y sostiene que los agresores tendrán que ser detenidos y juzgados.

OVIEDO, 17 Jul. (EUROPA PRESS) -

El portavoz de Transexualidad Clínica de España, Andrés de la Portilla, urgió hoy a la ministra de Igualdad, Bibiana Aído, y al Gobierno del Principado de Asturias, a pronunciarse contra la agresión física sufrida a principios de este mes por una transexual femenina de unos 35 años en los vestuarios masculinos de un gimnasio del centro de Gijón por un grupo de jóvenes.

Según indicó De la Portilla en declaraciones a Europa Press, "la gravedad de la agresión debe tener una respuesta por parte de los gobiernos" central y autonómico. "Es un hecho muy grave y los agresores tendrán que ser detenidos y juzgados", añadió.

Así, pidió la "colaboración" del gimnasio para identificar a los agresores e instó a la gerencia del centro deportivo a que "dé una explicación convincente" de por qué no permitieron que la agredida fuese al vestuario femenino, ya que "el nombre del DNI es una circunstancia de trámite y la negativa demuestra falta de voluntad integradora".

El portavoz de Transexualidad Clínica de España también exigió al Gobierno de España y a la ministra de Igualdad que agilicen la aprobación de la Ley de Igualdad de Trato y No Discriminación, ya que sostiene que "no es un caso aislado, sino que en España muchos transexuales sufren discriminación, trato humillante e incluso agresiones físicas".

Para Andrés de la Portilla es fundamental "seguir avanzando" en la ampliación de derechos y la protección legal de todos los colectivos frente a la violencia verbal y física, y dice pueden verse "repuntes de homofobia y transfobia" incluso en el ámbito laboral.

"El machismo cavernícola no se puede aceptar", apuntilló argumentando que la agresión denunciada en Gijón supone un doble tipo de violencia. "Es un suceso de doble violencia, por un lado es violencia contra una minoría y por otro violencia machista porque la agresión se produjo contra una transexual femenina", señaló apuntando que "si le hubieran asignado el vestuario femenino se hubieran reducido las posibilidades de la agresión".

Así, calificó de "triste" que tras haber pasado varios días del conocimiento público de la agresión "no haya habido una declaración de rechazo por parte de las autoridades locales, ni del Principado ni del Ministerio".

Además, considera que la Administración debería ofrecer sus recursos para la atención social y jurídica que la agredida pudiera necesitar. Finalmente, el portavoz de Transexualidad Clínica de España mostró su apoyó y reconocimiento a la labor desarrollada en este caso por la Asociación Xente Gai Astur (XEGA) y su área de Transexuales para investigar el caso y ofrecer ayuda jurídica a la víctima.