Publicado 09/06/2020 13:00CET

El Colegio de Economistas presenta al Principado una serie de medidas para reactivar la economía asturiana

Reunión de Adrián Barbón y el Colegio de Economistas
Reunión de Adrián Barbón y el Colegio de Economistas - GOBIERNO DE ASTURIAS

"La burocracia no puede ser un freno para retomar o reanudar actividades económicas", señalan

OVIEDO, 9 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Colegio de Economistas de Asturias (CEA) ha elaborado un documento de trabajo con una serie de propuestas orientadas a la reconstrucción del deterioro social y económico que esta pandemia causará en todo el país, y específicamente en Asturias, atendiendo no sólo al corto plazo, sino también poniendo el foco de atención en intentar dibujar un posible escenario de recuperación en el medio plazo. Estas medidas ya han sido trasladadas al Presidente del Principado, Adrián Barbón, según ha informado el CEA a través de una nota de prensa.

Según han explicado, el objetivo del documento es articular en Asturias sus propias políticas de reconstrucción, sin perder de vista dos problemas existentes ya, que son el incremento del déficit público y de la deuda pública, como consecuencia del aumento de los gastos, principalmente en el ámbito sanitario que alcanza algo más de los 100 millones de euros, y de la bajada de la recaudación tributaria, estimada en 150 millones de euros, debida al descenso en la actividad económica, que reducirá las rentas de empresas y particulares, el consumo y la riqueza.

Las propuestas pretenden paliar dichos efectos, con el objetivo de lograr con ellas la reactivación económica y la creación de empleo, el aumento de la productividad y la competitividad de nuestra economía.

Desde el CEA se plantea la revisión integral del Presupuesto del Principado de Asturias para 2020, para realizar reasignaciones presupuestarias necesarias con el fin de reforzar la prestación de servicios básicos al ciudadano, como Sanidad, Educación, Seguridad, Justicia, dependencia y protección a los más vulnerables.

También recogen en su documento la necesidad de que se den instrucciones a los servicios municipales y autonómicos de no retrasar o demorar cualquier licencia, permiso, tasa o requisito necesario para volver a abrir o retomar la actividad y aconsejan al gobierno que se reduzcan los plazos administrativos y trámites burocráticos, impulsando medidas eficaces para acelerar inversiones previstas y nuevas para reactivar la economía. Los economistas sostienen que en esta situación "la burocracia no puede ser un freno para retomar o reanudar actividades económicas".

En el terreno fiscal, desde el CEA se proponen medidas como la prórroga, durante los primeros meses de recuperación de la actividad económica, de los aplazamientos y fraccionamientos del pago de deudas tributarias que el Principado puso en marcha al inicio de la crisis, para que los ciudadanos y empresas más afectados no vean agravados sus problemas de liquidez y tesorería.

También, que se estudie desde el gobierno regional la aprobación de beneficios fiscales para los colectivos más afectados, y que se acuerde con los gobiernos municipales una cierta homogeneidad, para que no se produzcan diferencias importantes de tributación a nivel local.

Algunas de las medidas de urgencia a nivel laboral parten de la petición de flexibilizar las condiciones exigidas para los ERTES de fuerza mayor, en cuanto al mantenimiento del empleo en los seis meses siguientes. También recuerdan la necesidad de agilizar procedimientos y pagos de los trabajadores afectados por los ERTE, así como de las compensaciones a los autónomos por el cese de actividad.

Desde el CEA recuerdan que las pymes y los autónomos no tienen el músculo financiero necesario para poder esperar dos meses y, si las ayudas no llegan a tiempo, muchas de ellas cerrarán definitivamente. En cuanto a las propuestas financieras, destacar, entre otras medidas, la creación de un Fondo de gestión pública-privada, con aportaciones tanto de los ciudadanos (ahorro) como de los entes públicos, con desgravación fiscal para los ciudadanos.

En el documento también se desarrollan propuestas a nivel sectorial con el objetivo de ser implantadas a medio plazo. En ese sentido, respecto al ámbito industrial consideran que abaratar el coste energético para las industrias electrointensivas es "crucial", ya que de ello depende una parte importante del empleo y la estabilidad del tejido industrial asturiano.

También consideran necesaria la aprobación de medidas dirigidas a impulsar la internacionalización de las empresas asturianas, ayudándolas y formándolas para acceder a esos mercados exteriores, lo que frenaría las deslocalizaciones en el frágil tejido industrial y empresarial de Asturias.

En cuanto al turismo, se recoge, entre otras cosas, la creación de un programa de bono turismo, en la línea de Italia, y la reasignación de partidas presupuestarias que podrían destinarse a la promoción del turismo. Y respecto a las infraestructuras, consideran clave solucionar la deficiencia histórica en materia de comunicaciones, que afecta negativamente al desarrollo económico asturiano.

También, el Colegio de Economistas hace una serie de propuestas para frenar la situación de despoblación que vive la región, como la educación, mejorar las comunicaciones, facilitar el acceso al mundo digital y ayudar al desarrollo de empresas agropecuarias, y todo ello con una serie de bonificaciones y exenciones fiscales.

Apuestan por mantener el talento en Asturias, para lo que apuntan medidas como dotar a la Universidad de Oviedo de los recursos necesarios y de una gestión moderna y eficiente, con apuesta decidida por la investigación.

Para llevar a cabo estas medidas o aquellas que se decidan finalmente, los economistas asturianos proponen la creación de un Comité de Expertos en el Ámbito Económico, con la finalidad de asesorar al Ejecutivo autonómico sobre el impacto de la crisis del COVID-19 y evaluar futuras medidas de recuperación paulatina de nuestra economía. Este comité contaría con expertos del ámbito académico y de la sociedad civil, empresas y sindicatos.