Publicado 04/06/2020 15:56:21 +02:00CET

Detenida una pareja por arrojar botellas al suelo y amenazar a una camarera que le recriminó que su actitud

Un policía fuera de servicio auxilió a la víctima

GIJÓN, 4 Jun. (EUROPA PRESS) -

Agentes de la Policía Nacional han detenido en Gijón a una pareja, un hombre y una mujer de 38 y 43 años, respectivamente, acusados de amenazar a la camarera de un bar en represalia por haberles llamado la atención por su mal comportamiento.

Según una nota de prensa de la Comisaría gijonesa, los agentes acudieron a las 13.15 horas del pasado día 1 de junio a una cafetería del Centro de Gijón porque una pareja estaba insultando e increpando a la camarera y estaban arrojando al suelo varias botellas de licor.

Testigos de los hechos explicaron que esta pareja estaban molestando a los clientes de la terraza de la cafetería, a los que pedían dinero de forma insistente y cuando estos no se le daban les insultaban e increpaban.

La empleada les llamó la atención por su comportamiento y les instó a que abandonasen el local y dejasen a la clientela tomar sus consumiciones con tranquilidad.

Lejos de ello, el hombre y la mujer se dirigieron de forma "despótica" a la camarera, insultándola gravemente y entrando al interior del bar detrás de ella.

ACTITUD HOSTIL

Allí continuaron con su actitud, diciéndole "improperios" y amenazándola con agredirla y destrozar el bar. Asimismo, se apropiaron de varias botellas de sidra y de licores que le arrojaron, lo que hizo que abandonara el establecimiento por una puerta lateral y pidiera ayuda a los viandantes.

Un policía nacional, fuera de servicio, acudió en ayuda de la
camarera y retuvo a estas personas, a la espera de las dotaciones policiales.

Los policías de la Brigada de Seguridad Ciudadana de la Comisaría de Gijón detuvieron a la pareja y comprobaron los daños ocasionados en el local, cuyo suelo estaba lleno de líquido y de cristales que llegaban hasta la cocina por la fractura de tres botellas de sidra, una de vermut y otra de whisky.

Los arrestados, naturales de Navarra, contaban con antecedentes por robos y hurtos. La camarera, visiblemente afectada, requirió asistencia sanitaria por su estado de nervios y de ansiedad
pero no presentaba ninguna lesión física visible.

Contador