26 de febrero de 2020
 
Publicado 21/01/2014 19:40:31CET

La Fundación Niemeyer no atendió a requerimientos del Registro de Fundaciones

OVIEDO, 21 Ene. (EUROPA PRESS) -

El que fuera responsable del Registro de Fundaciones del Principado de Asturias, Emilio Pérez Matos, ha dicho este martes que realizó formalmente por escrito distintos requerimientos a la Fundación Niemeyer para que cumplieran con los requisitos legales a la hora de registrar las cuentas. No obstante, sus requerimientos, dirigidos al secretario de la Fundación, José Luis Rebollo, no fueron atendidos.

En la comisión que investiga las presuntas irregularidades de la Fundación Niemeyer, Emilio Pérez Matos ha dicho que ese es el motivo de que no fuesen registradas las cuentas de la Fundación correspondientes a los años 2009 y 2010.

Pérez Matos, que trabajó 14 años en el puesto y cesó en 2012 por jubilación, ha explicado que cuando las cuentas llegaban se sometían a un examen formal y se comprobaba si estaban todos los documentos que las cuentas debían reunir. Este requisito no lo superaron las cuentas de 2009 y 2010, aunque no ha detallado las carencias detectadas.

Ha querido aclarar que su papel es el "examen formal" de las cuentas. "Nosotros no fiscalizamos ni auditamos", ha señalado. Cuando desde IU se le ha recordado la obligación legal del Protectorado de velar por que todo esté de acuerdo a derecho, Pérez Matos ha alegado la "escasez de medios" con los que contaba.

OPORTUNIDAD POLÍTICA

"Yo tenía a mi cargo 150 fundaciones y la precariedad de medios materiales y humanos fue siempre flagrante; hicimos las cosas lo mejor que pudimos", ha comentado. Pero además, en el caso de la Fundación Niemeyer, ha señalado que gozaba de "cierta presunción en la corrección de las cuentas", dado que en el patronato había instituciones importantes, como el Principado de Asturias, el Ayuntamiento de Avilés, o la Autoridad Portuaria de Avilés.

Preguntado sobre las razones por las que el Protectorado no había acudido antes a la vía civil para actuar en vista de la situación, Pérez Matos ha señalado motivos de "oportunidad política", ya que la Fundación Niemeyer estaba participada por el propio Principado y las cosas "se arreglan mejor dentro de casa".