Publicado 25/02/2021 13:17CET

Un hombre acepta varias condenas tras reconocer que maltrataba y abusaba de su esposa y que agredía a su hija

Archivo - Juzgados en Oviedo y Audiencia Provincial
Archivo - Juzgados en Oviedo y Audiencia Provincial - EUROPA PRESS - Archivo

   OVIEDO, 25 Feb. (EUROPA PRESS) -

   Un procesado por maltratar de forma habitual y abusar sexualmente de su esposa, y agredir a la hija de ambos, reconoció este jueves los hechos y aceptó condenas que incluyen más de 9 años de prisión. Para la formalización de la conformidad alcanzada, se consideró la concurrencia de una eximente completa de intoxicación etílica que sufría el procesado en el momento de los hechos. La vista oral estaba señalada para este jueves en la Sección Tercera de la

   Audiencia Provincial, con sede en Oviedo, aunque el reconocimiento de los hechos por parte del procesado evitó su desarrollo.

   El condenado estuvo casado durante más de 20 años con la víctima, con la que tiene una hija, nacida en 2001. Convivió también con ellos durante algún tiempo en el domicilio familiar en Mieres otra hija de la mujer, mayor de edad.

   Durante la convivencia y hasta el cese de esta en noviembre de 2018, el procesado se dirigía a su esposa insultándola y amenazándola de muerte, a ella y a sus hijas. Asimismo, la cogía y la metía bajo la ducha con agua fría y, de forma cotidiana, la golpeaba y le tiraba del pelo. Además, en noviembre de 2018,

   cuando la hija de ambos tenía 17 años, el procesado la encontró en la calle y la arrastró por el pelo hasta la casa, donde le dio un puñetazo y la abofeteó.

   Al día siguiente, aprovechando que el hombre había salido, la mujer y su hija abandonaron la vivienda, refugiándose en el domicilio de una tercera persona.

   Además, durante la convivencia, a principios del año 2017 o finales de 2016, en día no determinado, el procesado abusó sexualmente de su mujer y a continuación, con intención de humillarla, le tiró dinero.

   En otra ocasión, en el mes de junio o julio de 2017, el

   procesado metió a la mujer bajo la ducha, con agua fría, y abusó sexualmente de ella.

   Los hechos narrados son constitutivos de un delito de maltrato habitual; tres delitos de lesiones en el ámbito familiar; un delito de lesiones en el ámbito familiar; dos delitos de amenazas en el ámbito familiar y dos delitos de abusos sexuales.

   Concurre en el procesado la agravante de parentesco respecto de los delitos de abuso sexual y la eximente incompleta de intoxicación etílica.