Un hombre se enfrenta a un año de retirada de carné de conducir tras atropellar a cuatro personas

Publicado 14/05/2015 5:49:40CET

El suceso ocurrió en Carreño en 2013, tras perder el conductor el control del coche

GIJÓN, 14 May. (EUROPA PRESS) -

La Fiscalía pide el pago de una multa de 600 euros y un año de retirada del carné de conducir para un acusado de arrollar a cuatro personas en Carreño en 2013, una de las cuales, de 18 años, falleció. En el siniestro también resultaron heridos un hombre y una mujer que iban en un coche contra el que colisionó el acusado antes del atropello.

Además, en concepto de responsabilidad civil, la Fiscalía solicita que el acusado indemnice a una de las personas heridas con 10.642 euros, más los intereses legales (descontando la cantidad abonada por la aseguradora) y a otra con 4.619 euros, más los intereses legales. El resto de víctimas no reclama. De estas cantidades responderá directamente la compañía aseguradora y, subsidiariamente, el propietario del vehículo.

La vista oral se celebrará este jueves, en el Juzgado de lo Penal número uno de Gijón, a las 11.00 horas. La Fiscalía sostiene que, sobre las 23.15 horas del 28 de junio de 2013, el acusado circulaba por la carretera AS-239, dentro del término municipal de Carreño, con un coche que era propiedad de su padre, y que este le había autorizado para utilizarlo.

SIN CONTROL DEL COCHE

Al llegar a una curva ubicada aproximadamente en el punto kilométrico 4,108, pese a que la visibilidad por el horario nocturno era reducida, a que había personas que caminaban hacia las fiestas de Antromero por la carretera -tanto por la única acera existente situada a la derecha como por la propia carretera- y a que al inicio de la curva había una señal de peligro y otra que limitaba la velocidad a 60 kilómetros por hora, el acusado se introdujo en la misma a una velocidad inadecuada, de al menos 66,89 kilómetros por hora.

Dicha circunstancia, unido a que llevaba una presión "totalmente desaconsejable" en los neumáticos traseros, que disminuía notoriamente su capacidad de agarre y adherencia, provocó que, al frenar el vehículo en plena curva tras ver un turismo que iba delante suyo más lento, así como un control de la Guardia Civil, perdiera completamente el dominio del automóvil.

El coche comenzó a derrapar en sentido horario, llegando incluso a impactar contra el coche que iba delante, hasta que invadió la acera situada a su derecha, por las que iban varias personas andando, a las cuales atropelló. A continuación, chocó contra un farola del alumbrado público.

Como consecuencia de los hechos, el acusado atropelló a cuatro personas, una de las cuales, de 18 años, falleció. El acusado estuvo privado cautelarmente del derecho a conducir desde el 25 de septiembre de 2013 hasta el 17 de septiembre de 2014, tiempo que se descontaría de una posible futura condena.

La Fiscalía considera que los hechos son constitutivos de una falta de homicidio por imprudencia leve utilizando vehículo a motor de los artículos 621.2 y 4 del Código Penal, y de 5 faltas de lesiones por imprudencia leve y haciendo uso de vehículo de motor del artículo 621.3 y 4, en concurso ideal del artículo 77.