La Junta quiere que los docentes de conservatorio cambien su horario para dar conciertos

Actualizado 07/04/2016 10:30:45 CET
OSPA y Coro de FPA interpretan 'El Mesías' en la Catedral.
FUNDACIÓN PRÍNCIPE DE ASTURIAS

OVIEDO, 6 Abr. (EUROPA PRESS) -

   La Junta General pedirá al Gobierno asturiano que flexibilice el régimen de compatibilidad de los docentes de conservatorios de música de Asturias a fin de que puedan modificar parte de su horario lectivo para ofrecer actuaciones, realizar labores de investigación o desarrollar actividades relacionadas con su labor artística profesional.

   Todos los grupos menos el PSOE, que votó en contra, apoyaron este martes en la Comisión de Educación y Cultura de la Junta una Proposición No de Ley (PNL) de Izquierda Unida en este sentido. La iniciativa recoge, en términos generales, la reivindicación que la Plataforma de Docentes, Concertistas, Compositores e Investigadores viene planteando a la Consejería de Cultura desde hace cuatro años.

   Precisamente el portavoz del colectivo (que reúne a más de 250 docentes de conservatorio asturianos), el músico y profesor Aarón Zapico, integrante de la formación Forma Antiqva, ha mostrado su satisfacción por este "paso adelante" de los grupos. No obstante, ha criticado la postura "cerril" del PSOE, y ha asegurado que se sintió "ofendido" con el razonamiento de la diputada socialista, Elsa Pérez. Confía, eso sí, en poder "convencer con argumentos" al partido del Ejecutivo autonómico.

   La PNL votada este martes favorablemente en Comisión se limita a reclamar la resolución "del problema de compatibilidad entre la actividad docente y las actividades de investigación y artísticas de interpretación o composición de los profesores de los conservatorios de música dependientes del Principado de Asturias". Propone así la "declaración de interés público de esas actividades y una regulación más flexible del horario lectivo, que obligue en todo caso a la recuperación íntegra de las clases que queden sin impartir como consecuencia del desarrollo".

   Zapico ha matizado que la propuesta de la Plataforma es que esa posibilidad de flexibilización alcance un máximo del 10% de clases al año. Actualmente, el documento del horario que cada profesor debe firmar es inamovible. "Lo único que pedimos es que se incluya una frase que diga que se puede modificar un 10% de ese horario", ha recalcado el músico. Asegura que se trata de una cantidad de horas "irrisoria" y que no supondría más de cinco clases al trimestre que, en todo caso, serían recuperadas.

   Ha explicado que la situación actual "asfixia y estrangula" a los profesores de los conservatorios del Principado porque "es imposible saber cuándo te van a poner una actuación". Comenta a modo de ejemplo su caso personal, por el que decidió poner en marcha la Plataforma. Hace tres años no pudo cambiar media hora de permanencia en el Conservatorio de Oviedo para dirigir el concierto de 'El Mesías', interpretado por la OSPA y el Coro de la Fundación Príncipe de Asturias en la Catedral de Oviedo.

   Recuerda además que la problemática surgió hace unos cuatro años, cuando la Administración "cambió radicalmente el régimen de concesión de permisos y de compatibilidades". Según Zapico, hasta ese momento nunca había habido ningún problema, ni con las autoridades ni con los alumnos. "Fuimos a hablar con la Consejería pero nos dijeron que o dábamos conciertos o dábamos clases", ha lamentado.

"DECEPCIÓN" CON EL PSOE

   Aarón Zapico se ha mostrado "decepcionado" con la postura planteada por la socialista Elsa Pérez en la Comisión. La parlamentaria defendió la excelencia en los Conservatorios, y entendió que la pretendida flexibilidad horaria podría afectar al desarrollo de la actividad docente, y conllevaría que el alumno acabara pagando una "merma en la atención educativa".

   Para el músico esta argumentación es "ofensiva". "Nosotros también estamos a favor de la excelencia educativa", ha recalcado, y ha recordado que la flexibilidad beneficiaría al alumno, porque "le interesa que sea un músico en activo quien le dé la clase". "Estudiamos, damos clase y sacamos tiempo para dar conciertos e investigar. Eso es excelencia en la enseñanza", ha remachado.

   Según el músico, ese razonamiento "rimbombante" pretende engañar a la sociedad. En su opinión, se debe a cuestiones políticas. "Estamos intentando flexibilizar una norma de la que el PSOE es guardián, y no lo aceptan porque creen que vamos contra ellos", ha criticado.

   Ha dejado bien claro además que la modificación horaria en un conservatorio de música no conlleva la misma afección que en un instituto o en un colegio porque son clases generalmente individuales o con muy pocos alumnos. También ha querido marcar la diferencia de su demanda con la situación del sector de la medicina, en el que muchos facultativos compatibilizan habitualmente su labor en centros públicos y clínicas privadas. Además, ha minimizado el beneficio económico extra que puede conseguir un músico modificando un 10% de su horario para dar conciertos.