Publicado 26/05/2022 13:37

El Principado anima a los asturianos a dejar de fumar y afirma que mueren más personas por el tabaco que por la COVID-19

José María Blanco
José María Blanco - CAPTURA DEL FACEBOOK DE ASTURSALUD

Salinas, en el municipio de Castrillón, se incorpora a la 'Red de playas sin humo'

OVIEDO, 26 May. (EUROPA PRESS) -

La directora general de Salud Pública del Gobierno asturiana, Lidia Clara Rodríguez, y el jefe de Salud Poblacional, José María Blanco, han subrayado este jueves la importancia de que las personas que fuman dejen el hábito. Uno de los argumentos que ha utilizado Blanco es que en el año 2020 en Asturias, en lo peor de la pandemia por COVID-19 murieron 3.110 asturianos mayores de 35 años por consumo de tabaco, una cifra muy superior a los 1.781 que perdieron la vida por el nuevo coronavirus.

Rodríguez y Blanco ofrecieron en Oviedo una rueda de prensa sobre la campaña del Día Mundial Sin Tabaco 2022. Dijeron que el tabaco es malo para la salud, pero también para el medio ambiente o la economía.

Así, Blanco ha alertado de las consecuencias que tiene el fumar en el plano económico y ha afirmado que los recursos que se destinan a tabaco en el contexto de una economía "restringida" no van para otras cuestiones más importantes "como la educación o la salud".

En cuanto al medio ambiente, los responsables sanitarios asturianos han dicho que el tabaco es perjudicial ya desde el origen, cuando se tienen que talar árboles para su producción.

"La buena noticia es que los jóvenes se comportan de una forma más racional respecto a los mayores", ha apuntado Blanco, explicando que cada vez tardan más en empezar a fumar.

Además, ha dicho que el sistema sanitario asturiano ofrece apoyo a todos los fumadores que quieran dejarlo, con programas de prevención y control de tabaquismo. Casi la mitad de las personas que participan en esos programas siguen sin fumar pasado un año, según el dato ofrecido por Blanco.

Ha dicho que a las personas que ingresan en centros hospitalarios también se les ofertan deshabituación y seguimiento aprovechando ese "momento vulnerable" para que "sean capaces de motivarse".

Rodríguez ha explicado que este año se va a celebrar el 30 de mayo una jornada con la red sanitaria de centros sanitarios libres de humo y que al día siguiente, coincidiendo con el Día Mundial Sin Tabaco, se realizará un evento en el municipio de Castrillón.

Se da la circunstancia de que este año, la playa de Salinas, una de las que concentra más afluencia en el verano asturiano, se incorpora a la 'Red de playas sin humo', una iniciativa con fines educativos y de sensibilización social.

En la rueda de prensa se les ha recordado a los dirigentes sanitarios que el Estado seguía permitiendo la venta de tabaco y que incluso ingresaba por ello. Lidia Clara Rodríguez creen que "las medidas de motivación son mas eficaces que la prohibición".

En cuanto al coste económico que supone las campañas antitabaco que se realizan en Asturias, Blanco ha respondido que no tenían cuantificado ese dato, al afectar a varias consejerías.