Víctor Manuel evoca su infancia asturiana en el pregón inaugural de San Mateo

Actualizado 12/09/2014 19:54:35 CET
Victor Manuel durante el Pregón de San Mateo 2014
Foto: EUROPA PRESS

OVIEDO, 12 Sep. (EUROPA PRESS) -

   El cantante Víctor Manuel, pregonero de este año en las fiestas de San Mateo, ha iniciado su discurso evocando su infancia en Asturias. Tras llamar la atención de "carbayones y forasteros", recordó cómo su padre le llevó por primera vez a Oviedo para visitar una fosa común de la Guerra Civil en la que estaba su abuelo enterrado.

   De este modo han dado comienzo las fiestas de San Mateo 2014, con cientos de personas reunidas en la Plaza del Ayuntamiento, a donde llegó el cantante en un 'haiga', acompañado por una charanga, marchando desde la calle Uría. Tras el pregón, el encargado de lanzar el 'chupinazo' que marca el inicio de las fiestas fue el cantante Miguel Ríos, que acompañará a Víctor Manuel en el concierto de esta noche en La Ería.

   Durante el pregón, el cantante recordó su "otra visita obligada"  a la capital del Principado por el Día de América en Asturias. "Aquella era una fiesta magnífica, llena de color, en una España en blanco y negro, con carrozas imponentes llenas de niñas guapas y unos haigas que nunca supe de donde salían porque no te los cruzabas por la calle", destacó.

   A partir de entonces, continuó, comenzó a cantar en Oviedo, donde "siempre" se ha sentido "muy querido y muy bien recibido". Después de hacer un recorrido por el Oviedo cultural y antiguo, Víctor Manuel recitó un poema del poeta asturiano Ángel González, fallecido en 2008, a quien calificó como "uno de los grandes poetas de la generación de los 50".

   Oviedo, ha indicado durante su discurso, "siempre fue muy guapa". A su juicio, "la armonía y conservación del casco histórico admira a los forasteros". "Los que vivís en Oviedo no se si sabéis muy bien lo que tenéis", ha dicho.

   Finalmente, se ha despedido del público asistente deseándoles unas "inmejorables fiestas de San Mateo" y pidiendo que "beban con mesura", ya que "hay muchas maneras de divertirse sin perder la cabeza".

Para leer más