Actualizado 17/12/2013 21:24 CET

Cantabria, Galicia, Asturias y Castilla y León desarrollan un programa de recuperación del urogallo cantábrico

Urogallo
EUROPA PRESS/FAPAS

SANTANDER, 30 Sep. (EUROPA PRESS) -

La Consejería de Ganadería, Pesca y Desarrollo Rural del Gobierno de Cantabria, junto con las comunidades autónomas de Galicia, Asturias y Castilla y León; el Consorcio Interautonómico para la gestión coordinada del Parque Nacional de Picos de Europa y SEO/Bird Life, está llevando a cabo un ambicioso programa de actuaciones para la mejora del estado de conservación del urogallo cantábrico.

Enmarcado en el proyecto LIFE+, el 'Programa de acciones urgentes para la conservación del urogallo y su hábitat en la Cordillera Cantábrica', está cofinanciado al 50% por la Unión Europea y pretende frenar el declive de esta subespecie endémica de la Península Ibérica y fomentar su recuperación.

En concreto, el programa pretende garantizar un estado de conservación favorable de los hábitats del urogallo cantábrico, mediante actuaciones de restauración y mejora, favoreciendo el éxito reproductor y la supervivencia de los ejemplares adultos, promoviendo, al tiempo, la conciencia social y la participación pública de la sociedad, a través de una difusión de los conocimientos sobre esta subespecie y su espacio natural de desarrollo.

Con estas actuaciones se persigue la obtención de masas más complejas y diversas, creando un hábitat favorable para el urogallo en zonas en las que históricamente ha estado presente la especie y que, en la actualidad, se encuentra en grave peligro de desaparición.

Actualmente, una vez pasados los meses de primavera-verano, y para minimizar las posibles molestias sobre la especie, la Dirección General de Montes y Conservación de la Naturaleza está realizando tratamientos silvícolas en varios Montes de Utilidad Pública de zonas históricamente ocupadas por la especie en los municipios de Vega de Liébana, Hermandad de Campoo de Suso y Polaciones.

Los trabajos que se están llevando a cabo incluyen desbroces de matorral, para recuperar antiguos claros del bosque, obteniendo con ellos un mosaico entre brezo y arándano, especie clave tanto para la crianza de las polladas como por la disponibilidad de refugio y alimento que ofrece al urogallo.

Estas actuaciones tienen como objetivo prioritario la mejora de la calidad del hábitat del urogallo cantábrico en antiguas áreas de canto, procurando que, en aquellos lugares donde sea posible, el producto resultante sea aprovechado como leñas por las entidades propietarias de los Montes de Utilidad Pública en los que se lleven a cabo, según informa el Gobierno de Cantabria en un comunicado de prensa.

Igualmente, se realizarán desbroces para favorecer la concentración de la herbivoría, mediante la recuperación o mejora de pastizales, liberando presión de ganado doméstico y silvestre en zonas importantes para el urogallo.

BENEFICIOS PARA OTRAS ESPECIES COMO EL OSO PARDO

Con todo ello se pretende la mejora del hábitat del urogallo, implicando, paralelamente, a la población del medio rural en la conservación de la especie, con la finalidad de que estas medidas se puedan mantener en un futuro a medio y largo plazo, a través de los instrumentos de planificación sectorial, fundamentalmente pastoral y forestal.

Además, el incremento de la complejidad estructural y específica de las masas forestales beneficiará de manera importante a otras especies como el oso pardo, al aumentar y diversificar la oferta de alimento.

Desde 2012, y paralelamente a la ejecución de estas medidas, dentro del proyecto LIFE+ se están realizando otras actuaciones en el área de distribución del urogallo en Cantabria, que incluyen medidas encaminadas a la disminución de las causas de mortalidad no natural de la especie, mediante la señalización de cierres ganaderos, para evitar la colisión, control de competidores y predadores y la redacción de instrumentos de planificación forestal y pastoral cuyo objetivo es compatibilizar los usos del monte con la conservación del urogallo en Cantabria.