29 de marzo de 2020
 
Publicado 11/03/2014 13:10:58CET

CANTABRIA.-La Unidad de Hospitalización Domiciliaria de Valdecilla atiende a más de 1.500 pacientes nuevos cada año

SANTANDER, 11 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Unidad de Hospitalización Domiciliaria de Valdecilla atendió en 2013 a 1.616 pacientes -1.554 de ellos de nuevo ingreso-, en su mayor parte, personas de edad avanzada, procedentes sobre todo del Servicio de Urgencias y que precisan, en la mayoría de casos, medicación por vía intravenosa.

La asistencia que presta esta unidad, creada en 1984 -a punto de cumplir 30 años, es una de las más antiguas de España-, se basa principalmente en el autocuidado, pues es la familia del paciente quien administra los tratamientos, tras un adiestramiento a cargo de miembros de la unidad, actualmente con una capacidad equivalente a 60 camas hospitalarias.

Valdecilla ha sido designado "centro de excelencia en hospitalización domiciliaria" por los laboratorios MSD y con este motivo la unidad ha organizado unas jornadas a las que asistirán una treintena de profesionales de toda España para conocer su funcionamiento y su papel dentro de la cartera de servicios del hospital, así como su relación con Atención Primaria y con los centros sociosanitarios.

Según informa la Consejería de Sanidad, la mitad de los pacientes de la Unidad de Hospitalización Domiciliaria de Valdecilla son enviados desde Urgencias, de forma que se evita su ingreso en hospitalización convencional y son los propios miembros de la unidad los que les trasladan a su domicilio y asumen la atención de sus necesidades. El 38% procede de otros servicios del hospital y un 12% de Atención Primaria.

BENEFICIOS PARA EL PACIENTE

Las ventajas de este tipo de hospitalización son múltiples, comenzando por el confort del paciente, que se encuentra más cómodo en su domicilio. Pero además, de esta forma, se evita el contagio por gérmenes hospitalarios y las infecciones nosocomiales por bacterias resistentes a los antibióticos, que suponen un importante problema de salud. En los ancianos, evita los cuadros de desorientación y delirio tan frecuentes en los ingresos convencionales.

Estos beneficios se reflejan en el grado de aceptación de los pacientes, que valoran muy positivamente la unidad. Según una encuesta de satisfacción realizada en 2013, el 96% de los pacientes prefiere el ingreso domiciliario frente al hospitalario y el 100% recomendaría esta alternativa a otras personas.

Actualmente, el equipo profesional de la unidad está formado por 11 médicos -cuatro de ellos compaginan su actividad con la que realizan en los hospitales de día o en la Unidad de Alta Resolución Hospitalaria (UARH)-, 18 enfermeras, siete auxiliares de enfermería y dos administrativos.

El coordinador de la unidad, Pedro Sanroma, asegura que la satisfacción de los pacientes y los buenos resultados se deben sobre todo a la "altura profesional y la calidad de todos los integrantes del equipo", que llevan a cabo una "medicina general que toca todas las especialidades, pues atendemos a todo tipo de pacientes: quirúrgicos, oncológicos, infecciosos, geriátricos...".

Casi el 84% de los pacientes requieren un tratamiento intravenoso, fundamentalmente de antibióticos para tratar los procesos infecciosos que han motivado el ingreso. Pero también hay un gran número de pacientes que precisan transfusiones de sangre o derivados -en estos 30 años se han realizado alrededor de 3.000, lo que supone la serie más amplia de España-, y otros que eligen pasar en casa la fase de aislamiento tras la realización de un trasplante de médula o tras la administración de tratamientos profundamente inmunosupresores.

"Una de nuestras fortalezas es que nuestros pacientes están muy bien seleccionados -explica Pedro Sanroma-, y cumplen todos los requisitos para una buena atención en el domicilio, de forma que los recursos se utilizan muy bien y con tanta eficacia como si el paciente fuera ingresado en hospitalización convencional".

OPCIÓN VOLUNTARIA

La hospitalización domiciliaria es una opción voluntaria del paciente, que además debe cumplir unos criterios generales: que tenga un familiar o acompañante que pueda hacerse cargo de los cuidados las 24 horas del día, estar afectado por un proceso que requiera cuidados de rango hospitalario y durante un tiempo limitado, y residir en la zona de cobertura del servicio (un radio de 15 kilómetros alrededor de Santander, lo que supone aproximadamente un 57% de la población de Cantabria).

La tasa de reingresos está en torno al 10% y se debe a múltiples motivos: la necesidad de un tratamiento quirúrgico, la claudicación de la familia, una complicación clínica o simplemente que el paciente prefiera estar en el hospital. Esta modalidad asistencial se mantiene en todo momento como una opción voluntaria.

La hospitalización domiciliaria también tiene ventajas para el hospital, especialmente porque ahorra recursos: evita el uso de camas y de los servicios de hostelería para una media de entre 1.500 y 1.600 pacientes al año con una estancia media de 13 días.

Las jornadas 'Hospitalización a Domicilio, centro de excelencia', que se celebrarán los días 13 y 14 de marzo en Valdecilla, serán inauguradas por el gerente del Servicio Cántabro de Salud, Carlos León; el gerente del hospital, César Pascual; y el responsable de la Unidad de Hospitalización Domiciliaria, Pedro Sanroma.