Mañana entra en vigor el decreto que permite a los hemofílicos con hepatitis C por transfusión recibir 12.000 euros

Publicado 04/06/2015 9:21:15CET
Afectado por hemofilia
CEDIDA

SANTANDER, 4 Jun. (EUROPA PRESS) -

Las personas afectadas de hemofilia u otras coagulopatías congénitas que hayan desarrollado la hepatitis C después de una transfusión sanguínea realizada en el sistema sanitario público de Cantabria podrán recibir, a partir de este viernes, 5 de junio, una subvención de 12.020 euros del Ejecutivo regional.

A cambio y entre otras obligaciones, renunciarán, con carácter previo, al ejercicio de todo tipo de reclamaciones por contaminación con el virus de la hepatitis C contra cualquiera de las administraciones públicas sanitarias y centros sanitarios vinculados al Sistema Nacional de Salud o su personal.

El Gobierno ha publicado este jueves en el Boletín Oficial de Cantabria el decreto por el que se regula la concesión directa de esta subvención a personas afectadas de hemofilia u otras coagulopatías congénitas que hayan desarrollado la hepatitis C como consecuencia de haber recibido tratamientos con concentrados de factores de coagulación en el ámbito del sistema sanitario de Cantabria.

En decreto, que entra en vigor mañana, establece el procedimiento para la concesión y pretende completar las indemnizaciones concedidas por el Estado.

Según se indica en la normativa aprobada por la Administración regional, existen "razones de interés público, social y humanitario" para conceder estas ayudas sociales, lo que se hará efectivo de forma directa, al haber un número determinado de personas afectadas y que están incluidas en censos específicos.

Estos enfermos tendrán derecho a una ayuda de 12.020 euros y, en el caso de que hayan fallecido, recibirán la subvención sus herederos legales.

El procedimiento para la concesión de las ayudas se hará de oficio por parte de la Consejería de Sanidad y Servicios Sociales del Gobierno de Cantabria.

Los presupuestos de este departamento recogen una consignación económica de más de 120.000 euros para hacer frente a las indemnizaciones a nivel autonómico.

Con anterioridad a 1990, en un momento en el que el estado de la ciencia no permitía disponer de medidas oportunas para prevenir la transmisión del virus a través de la sangre, un determinado número de personas resultaron contagiadas tras recibir una transfusión y desarrollaron la enfermedad de la hepatitis C (VHC).

Fue a partir de ese año cuando se dispusieron de los medios técnicos adecuados, como es el test de detección de anticuerpos VHC, para descubrir el virus, lo que se aplicó de forma obligatoria en todas las unidades de sangre o plasma extraídas en los bancos de sangre.

Con esta medida, el Gobierno de Cantabria "da respuesta a una reivindicación de la Asociación Cántabra de Hemofilia, que durante 12 años ha demandado la concesión de estas ayudas".

Su inclusión en los presupuestos regionales de 2015 la calificaron "de muy positiva y de justicia social".