Actualizado 04/08/2015 15:21 CET

El julio "más cálido de la historia" en limites con la meseta

Valderredible
EUROPA PRESS

SANTANDER, 4 Ago. (EUROPA PRESS) -

Julio ha sido un mes muy cálido en Cantabria e incluso puede haber sido el más cálido de la historia en zonas limítrofes con la meseta, según el balance climático del séptimo mes del año que ha publicado este martes la Delegación Territorial de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET).

En el mismo, la agencia señala que sólo en algunas zonas de la costa y la montaña occidental se ha atenuado el carácter muy cálido del mes, mientras en el contacto con la meseta "no podemos descartar que algunas zonas hayan experimentado el mes de julio más caluroso de la historia".

Por su parte, el balance pluviométrico del mes de julio ha resultado normal, aunque se ha distribuido irregularmente sobre el territorio y la lluvia ha caído concentrada en unos pocos días, en forma de chubasco acompañado de tormenta.

La temperatura máxima más alta fueron los 38 grados que se registraron el día 3 en Terán; y la temperatura mínima más baja fueron los 6,3 grados que hubo el día 10 en Nestares.

La máxima precipitación recogida en 24 horas fueron 26,6 litros por metro cuadrado el día 21 en Fuente De y la racha máxima de viento, 73 kilómetros por hora el día 10 en Castro Urdiales.

BALANCE

El rasgo más destacado del mes de julio han sido las altas temperaturas, su prolongada presencia en la región y el carácter generalizado que se ha extendido desde los municipios del sur hasta la costa.

Prácticamente durante todo el mes las temperaturas han estado por encima de los valores normales. Aunque la temperatura máxima más alta de la comunidad se ha registrado el día 16 en Valderredible --estación de Cubillo de Ebro--, la jornada más calurosa fue la del día 3, cuando en toda la región --salvo en las zonas más elevadas y en la línea de costa-- se superaron los 30 grados.

Las temperaturas nocturnas también estuvieron por encima de lo normal, contabilizando dos noches tropicales --temperaturas mínimas por encima de 20 grados-- los días 18 y 21, en observatorios del litoral y en zonas bajas de los valles cantábricos.

La escasez de lluvia que se viene arrastrando desde el mes de abril se ha prolongado en julio, aunque el balance del mes se compensó con las lluvias caídas en la última semana. La precipitación estuvo irregularmente repartida y llegó asociada con tormentas los días 21 y 31, registrando 900 y 200 descargas respectivamente sobre la región. La precipitación de estos días de tormenta supuso la mitad de la caída en todo el mes.