Un año de cárcel para dos responsables de las obras de Valdecilla por la muerte de un obrero en 2015

Publicado 26/11/2019 13:40:50CET
Obras Valdecilla
Obras Valdecilla - EQUO CANTABRIA - Archivo

La víctima murió en el acto aplastada por una bobina de cable de 210 kilos

SANTANDER, 26 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Juzgado de lo Penal número 3 de Santander ha condenado a un año de prisión, que se sustituye por multa de 2.190 euros, a dos de los responsables de las obras de rehabilitación del Hospital Valdecilla por la muerte de un obrero en marzo de 2015.

La víctima murió en el acto al ser aplastada por una bobina de cable de 210 kilos que cayó desde la pluma de una grúa tras abrirse la sujeción que la asía a la misma.

A los condenados, que ocupaban los cargos de coordinador de seguridad y jefe de obras, se les considera autores de un delito contra la seguridad de los trabajadores, por el que se les impone también multa de 540 euros e inhabilitación para desempeño de su oficio por un plazo de tres meses.

Los dos condenados también lo son por una falta de imprudencia con resultado de muerte, delito que también se imputa a tres operarios que estuvieron implicados en los trabajos de sujeción e izado de la bobina que finalmente se desprendió de la pluma.

Tanto el jefe de seguridad, como el jefe de obra y los tres operarios que realizaron la sujeción e izado de la bobina han sido condenados a una multa de noventa euros como autores de una falta de imprudencia con resultado de muerte.

La sentencia ya es firme, dado que las partes -ministerio fiscal y defensa- llegaron a un acuerdo al reconocer los hechos todos los acusados.

CARECÍAN DE FORMACIÓN TÉCNICA

Según los hechos probados, el 27 de marzo de 2015 el trabajador fallecido se encontraba realizando acopio de materiales en la plaza norte de la explanada del hospital, a la espera de que los recogiera la grúa para transportarlos a la terraza del edificio, desde donde eran trasladados por las distintas zonas en que iban a ser instalados.

Cundo se encontraba en el lugar, recibió el impacto de una bobina de cable de 210 kilos que cayó desde la pluma de la grúa "tras abrirse la sujeción, y que le produjo la muerte inmediata por aplastamiento".

La operación de izado estaba dirigida por el encargado de la grúa, "pero sin embargo la acción material de eslingado fue realizada por operarios de otra empresa subcontratada, dedicada en principio a otros menesteres".

En concreto, la sujeción de la bobina fue llevada a cabo por dos trabajadores "que carecían absolutamente de la formación técnica para realizar una actividad semejante, pero se prestaron a ello".

La sentencia explica que el accidente se debió a dos circunstancias. La primera fue "la incorrecta maniobra de anudamiento de la cadena que se ajustaba a la bobina, ya que el nudo no quedó ahorcado y los pulpos de sujeción se soltaron".

Por otro lado, "el lugar donde se encontraba el finado no estaba perimetrado con vallas o balizas que impidieran el acceso a trabajadores, por hallarse dentro de la órbita de proyección de la pluma de la grúa, tal y como imponía el plan de seguridad de la obra".

Finalmente, la resolución detalla que el coordinador de seguridad de la contratista principal de la obra era el "encargado de supervisar directamente el cumplimiento del plan de seguridad por parte de su empresa y de los subcontratistas adheridos", mientras que el jefe de obra era "el encargado de gestionar dentro de la dinámica constructiva la implementación efectiva de las medidas de seguridad de la vida e integridad física de los trabajadores".

Por todo ello, la juez condena a estos dos últimos por un delito contra la seguridad de los trabajadores y a los cinco -los dos encargados y los tres operarios- por una falta de imprudencia con resultado de muerte.