Caen un 13% las disoluciones matrimoniales en Cantabria en el tercer trimestre

Publicado 12/12/2018 14:05:09CET

SANTANDER, 12 Dic. (EUROPA PRESS) -

Los órganos judiciales de Cantabria recibieron 267 demandas de disolución matrimonial en el tercer trimestre de este año, un 13,6 por ciento menos que en el mismo periodo de 2017, cuando fueron 309.

La tasa de disoluciones por cada diez mil habitantes se situó en 4,6, en línea con la media nacional (4,7).

Así se desprende del informe que trimestralmente elabora el Servicio de Estadística del Consejo General del Poder Judicial con datos relativos a la actividad de los juzgados de primera instancia con competencia en familia, y que ha sido difundido hoy con los del periodo de julio a septiembre.

Durante el tercer trimestre, los órganos judiciales de Cantabria registraron, además, 102 peticiones de modificación de medidas acordadas en sentencia, y 91 procedimientos para la fijación de medidas de guarda y custodia sobre menores nacidos en parejas no casadas y que se han disuelto.

En dicho periodo se presentaron en Cantabria menos demandas de divorcio que un año antes: 247 frente a las 292 de 2017 (-15,5 por ciento).

Tanto los divorcios de mutuo acuerdo como los no consensuados disminuyeron. Del total, 153 eran demandas de divorcio acordadas (un 17,3% menos) y 94 eran litigiosas (un 12,1% menos).

A nivel nacional, los divorcios también fueron menos que en 2017: los consensuados descendieron un 2,4 por ciento y los contenciosos lo hicieron un 1,8 por ciento.

En cuanto a las demandas de separación, los juzgados de familia de Cantabria registraron de julio a septiembre veinte procedimientos de este tipo, tres más que un año antes. De ellas, catorce eran consensuadas (cuatro más que en 2017) y seis contenciosas (una menos). La media nacional arroja decrementos del 13,7 por ciento y del 5,7 por ciento en separaciones litigiosas y de mutuo acuerdo, respectivamente.

Por otro lado, no se registró ningún procedimiento de nulidad matrimonial en la región.

PARTIDOS JUDICIALES

Por partidos judiciales, en Santander se presentaron 112 demandas de disolución (62 divorcios consensuados, 44 litigiosos, tres separaciones consensuadas y tres no consensuadas) y 70 en Torrelavega (40 divorcios de mutuo acuerdo, 24 no consensuados, tres separaciones acordadas y otras tres litigiosas).

En Medio Cudeyo fueron 25 (16 divorcios consensuados, ocho litigiosos y una separación acordada); mientras el único juzgado de Reinosa recibió 17 demandas de disolución matrimonial (nueve divorcios consensuados, cuatro litigiosos y cuatro separaciones de mutuo acuerdo).

En Castro Urdiales, los tres juzgados del partido registraron quince (once divorcios consensuados, tres contenciosos y una separación de mutuo acuerdo); y en Laredo, los dos juzgados recibieron trece demandas de disolución matrimonial (diez divorcios acordados, dos litigiosos, y una separación consensuada), mientras que los dos de Santoña registraron once (siete divorcios contenciosos y cuatro de mutuo acuerdo).

Finalmente, el único juzgado de San Vicente de la Barquera registró cuatro demandas de disolución matrimonial (dos divorcios litigiosos, uno de mutuo acuerdo y una separación consensuada).

PROCEDIMIENTOS DE MODIFICACIÓN DE MEDIDAS

La estadística también analiza los procedimientos presentados en los juzgados solicitando la modificación de alguna de las medidas acordadas en sentencia, con 102 peticiones de este tipo, en su mayoría (77) no consensuadas, un 22,2 por ciento menos que en 2017. A nivel nacional, estos procedimientos aumentaron un 2,1 por ciento.

Las de mutuo acuerdo fueron 25, dos más que las que se registraron en el mismo periodo del año anterior. La media nacional creció un 9,1 por ciento.

Finalmente, los juzgados de Cantabria recibieron 91 procedimientos para la adopción de medidas sobre guarda, custodia y alimentos de descendientes nacidos en parejas no casadas que se rompen.

De ellos, cincuenta eran peticiones contenciosas, un 22% más, y otras 41 de mutuo acuerdo, las mismas que un año antes.

A nivel nacional, tanto las peticiones de medidas sobre guarda, custodia y alimentos contenciosas como no contenciosas, fueron más que en el tercer trimestre de 2017: un 2,4 por ciento y un once por ciento respectivamente.