6 de junio de 2020
 
Publicado 22/05/2020 13:15:33 +02:00CET

Cantabria muestreará aguas de baño y residuales para controlar el virus

playa del Sardinero
playa del Sardinero - UIMP - Archivo

SANTANDER, 22 May. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Cantabria va a realizar muestras de las aguas de baño y también las residuales y fecales para detectar posibles restos del virus que provoca el Covid-19 y tomar decisiones en consecuencia, como llegado el caso prohibir bañarse en las playas, y controlar también la evolución de pandemia, para detectar posibles brotes o repuntes de contagios en lugares localizados.

Los dos proyectos están coordinados por tres consejerías: Sanidad, Medio Ambiente y Obras Publicas, que se encargarán de realizar los análisis en playas y estaciones depuradoras, donde se recogerán en total unas 60 muestras semanales

En el mar se harán unas 20 a la semana y cada 15 días, en los 40 arenales más importantes de la región según la afluencia de bañistas, mientras que en las aguas residuales se efectuarán unas 40 cada siete días, en las 18 estaciones depuradoras que hay en los municipios de más de 2.000 habitantes. En las más pequeñas se recogerá solo una toma cada vez y varias en las más grandes, como la de San Román o Vuelta Ostrera.

Las iniciativas han sido presentadas por los titulares de los departamentos implicados: los consejeros de Sanidad, Miguel Rodríguez, Obras Públicas, José Luis Gochicoa, y Medio Ambiente, Guillermo Blanco, este viernes en una rueda de prensa conjunta, en la que han comparecido los tres con mascarilla que solo se han retirado cada vez que se han dirigido a los periodistas, durante sus respectivas intervenciones y en las posteriores preguntas de los medios.

El titular de Sanidad ha indicado que la presencia de restos del Sars-CoV-2, causante de la nueva enfermedad, es "pequeña", aunque sí han aparecido muestras de ARN.

Por eso el muestro que se va a llevar a cabo por parte de la Dirección General de Salud Pública, coincidiendo con la campaña que habitualmente se lleva a cabo en la temporada de baño, entre junio y septiembre.

En las playas más concurridas por bañistas se tomará una muestra al inicio de la campaña de baño y luego ocho más a lo largo de la misma, para detectar la presencia de bacterias y microorganismos, y este verano también para rastrear el ácido ribonucleico del virus.

El objetivo es saber si hay y en qué cantidad aunque el agua del mar no supone un "riesgo" de contagio, según ha destacado Miguel Rodríguez.

(Habrá ampliación)

Contador