Actualizado 22/09/2012 20:13 CET

Cantabria No Se Vende centrará sus energías en luchar contra los recortes en educación y contra el fracking

Primer Concejo General de Cantabria No Se Vende
CANTABRIA NO SE VENDE

SANTANDER, 22 Sep. (EUROPA PRESS) -

Cantabria No Se Vende (CNSV), que agrupa a 48 colectivos de la comunidad autónoma, volcará sus energías durante los próximos seis meses en luchar contra los recortes en la educación pública y el fracking, según se ha decidido por votación, en su primer Concejo General celebrado este sábado en el Ferial de Torrelavega.

En esta reunión, a la que han asistido un centenar de personas pertenecientes a más de una treintena de colectivos, arrancó con la presentación de los colectivos participantes, continuó con el informe del grupo de coordinación y finalizó con la elección de las dos luchas que priorizará durante los próximos seis meses, hasta la celebración del próximo Concejo General, según ha informado en un comunicado CNSV.

Según han señalado, los recortes en la educación pública del Gobierno de Cantabria y el de España "afectan gravemente" tanto a profesores y estudiantes como al resto de la comunidad educativa y a la sociedad en general, debido al "grave impacto social" de "la merma en la calidad educativa y la elitización" a la que, a su juicio, se está asistiendo.

En cuanto al otro asunto que se priorizará, la fractura hidráulica para la extracción de gas no convencional o fracking, Cantabria No Se Vende ha señalado que supone, entre otros "graves impactos", la contaminación de aguas subterráneas, de tierras y aguas superficiales y del aire.

En este sentido, ha advertido de que la amenaza de diversos proyectos de fracking se cierne actualmente sobre amplias zonas de Cantabria.

CNSV ha culminado hoy en el Ferial de Torrelavega una semana en la que ha llevado a cabo presentaciones comarcales en Santander y en Castro Urdiales, donde los vecinos pudieron compartir las diversas problemáticas de ambas zonas y ponerse en contacto de cara a la constitución de sus respectivos concejos comarcales.

El "movimiento de movimientos", como así se denomina, "continuará próximamente con este trabajo de extensión en el resto de las comarcas de Cantabria".

Según su manifiesto fundacional, Cantabria No Se Vende pretende consolidar una base social y actuar para construir "alternativas realistas que materialicen un futuro igualitario capaz de ofrecer una oportunidad a las generaciones presentes y futuras", así como "crear mecanismos que hagan posible una auténtica participación en la toma de decisiones y que establezcan un control efectivo de los poderes públicos y económicos".