Cantabria, la segunda región con menor tasa de siniestralidad laboral, según Randstad

Dos trabajadores, en pronóstico reservado tras precipitarse desde cuatro metros de altura
TWITTER 061
Publicado 30/04/2019 12:09:48CET

SANTANDER, 30 Abr. (EUROPA PRESS) -

Cantabria es la segunda comunidad autónoma con menor tasa de incidencia de siniestralidad laboral, con 3.031 accidentes por cada 100.000 trabajadores, solo por delante de Madrid (2.722), según la empresa de recursos humanos Randstad.

Pese a este dato, la citada tasa creció un 1,2% en Cantabria en el último año, frente al descenso medio del -0,2%.

Además, Cantabria fue la segunda comunidad con menor número absoluto de accidentes laborales, 5.449, únicamente por encima de La Rioja (3.755).

Por comunidades autónomas, Baleares (4.933) y Castilla-La Mancha (4.033) son las que tienen mayor tasa de incidencia, ambas con una cifra superior a los 4.000 accidentes por cada 100.000 trabajadores. A continuación, entre los 3.700 y los 3.500, se encuentran Extremadura (3.776), Andalucía (3.773), Navarra (3.700) y La Rioja (3.581). Por encima de la media nacional (3.326) también se sitúan Canarias (3.490), Murcia (3.467), Asturias (3.387), Galicia (3.374) y Castilla y León (3.351).

En el lado contrario, por debajo del conjunto, se encuentran País Vasco (3.304), Aragón (3.252), Cataluña (3.139), Comunidad Valenciana (3.125), Cantabria (3.031) y Madrid (2.722), que se sitúa como la región con menor tasa de incidencia de España.

Durante el último año, ocho de las 17 comunidades autónomas han registrado descensos en su tasa de incidencia, igual que la media nacional (-0,2). Euskadi es donde más se ha visto reducido este índice, cayendo un 5,7%. A continuación se sitúan Canarias (-2,7%), Murcia (-1,9%), La Rioja (-1,8%), Castilla-La Mancha (-1,5%), Galicia (-0,7%), Baleares (-0,7%), Andalucía (-0,6%).

Por otra parte, Navarra registró el mayor incremento en cuanto a tasa de incidencia, con un 5,3%. Con crecimientos superiores al 1% se encuentran Castilla y León (2,2%), Aragón (1,6%), Comunidad Valenciana (1,6%), Extremadura (1,5%) y Cantabria (1,2%). Crecimientos más discretos registraron Madrid (0,6%), Asturias (0,2%) y Cataluña (0,1%).

En términos absolutos, según el número de accidentes, Cataluña (90.195), Andalucía (88.507) y Madrid (74.855) son las regiones donde más accidentes se han sufrido durante el último ejercicio. En total, estas tres regiones concentran el 48,8% de los accidentes laborales. En el lado contrario, con las cifras más bajas están Navarra (8.812), Cantabria (5.449) y La Rioja (3.755).

En un análisis sobre la siniestralidad laboral con motivo del Día Mundial de la Seguridad y la Salud en el Trabajo, que se celebró el 28 de abril, Randstad ha evidenciado un cambio de tendencia de la tasa de incidencia a nivel nacional, que mide el número de accidentes laborales por cada 100.000 trabajadores, ya que con respecto a 2017, el índice se redujo en un 0,2%.

Se trata de un índice destacable teniendo en cuenta que el volumen de ocupados creció un 2,7%, hasta los 19,3 millones de trabajadores, un 12,8% desde 2013, año desde el cual la cifra volvió a remontar.

En términos absolutos, en 2018 se produjeron 520.037 accidentes laborales durante la jornada, siendo el quinto año consecutivo de aumento de siniestros. Esta cifra creció un 3,2% con respecto al año pasado, aunque ha caído un 43,8% en comparación a 2007. Al igual que la tasa de incidencia, los accidentes laborales durante la jornada alcanzaron su mayor cifra en 2007 para descender de forma consecutiva hasta 2013 para luego crecer hasta 2018.

Randstad ha analizado la tasa de incidencia y el número de accidentes en función del sector económico donde el profesional desarrolla su actividad laboral. Construcción se mantiene como el sector con un mayor índice, 7.739 accidentes por cada 100.000 empleados. A continuación, con una diferencia superior a los 2.000 se sitúan industria (5.429) y agricultura (5.197). En última posición, se encuentra servicios con 2.547 accidentes por cada 100.000 trabajadores.

Estas cifras son muy diferentes a las de 2007, año en el que la tasa registró su índice más alto. Por entonces, la tasa de incidencia en construcción se situaba en 12.393, duplicando prácticamente el índice de 2018. También fue alrededor del doble la tasa de incidencia en industria en 2007 (9.427) con respecto a 2018 (5.429). Asimismo, en el sector servicios la tasa era superior, un 52,1% más, mientras que el agrario fue el único sector que ha crecido con respecto a 2007, en un 19,5%.

En términos absolutos, durante 2018, en el sector servicios se registraron 307.042 accidentes en jornada laboral. Después se sitúan industria (110.971), construcción (67.297) y agricultura (34.727).

Contador

Para leer más