Publicado 15/06/2021 14:30CET

Castro estima en 1,9 millones de euros el coste de las obras para reabrir el túnel de Herreros

Archivo - Inspección de técnicos al túnel de Herreros
Archivo - Inspección de técnicos al túnel de Herreros - AYUNTAMIENTO DE CASTRO URDIALES - Archivo

CASTRO URDIALES, 15 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Ayuntamiento de Castro Urdiales estima en 1,93 millones de euros el coste de las obras para reabrir el túnel de Herreros, que tendrían un plazo de ejecución de 14 meses y permitirán convertir el antiguo paso del tren minero hacia Sopuerta en una conexión entre las vías verdes de Cantabria y Vizcaya.

Así lo han dado a conocer este martes la alcaldesa, Susana Herrán, y el concejal de Urbanismo, Alejandro Fernández, en una rueda de prensa en la que han presentado el informe contratado por el Ayuntamiento sobre el estado actual del túnel y la valoración de las actuaciones necesarias para su puesta en servicio.

El informe concluye que el estado de conservación del túnel, de finales del siglo XIX y de 1.966 metros de longitud, "es bueno" y será posible su recuperación manteniendo su "esencia". Perteneciente al trazado del antiguo ferrocarril Castro Traslaviña, quedó en desuso en la segunda mitad del XX y se reparte a partes iguales entre Cantabria, dentro del municipio de Castro Urdiales, y Vizcaya, en del de Sopuerta.

El informe, adjudicado a la empresa Sociedad Asturiana de Diversificación Minera, destaca la presencia de varios desprendimientos en las zonas de roca desnuda, cuya estabilidad tendrá que ser estudiada en estudio geotécnico, y únicamente un pequeño desprendimiento en una zona de arco revestido de ladrillo.

Además, indica que "no hay filtraciones importantes de agua", salvo una entrada de agua puntual, que ha generado un espeleotema. Existen cunetas laterales que están total o parcialmente obstruidas y hay caída hacia las dos bocas para la salida del agua a través de las cunetas.

En cuanto a la calidad de aire interior y la ventilación, determina que hay ventilación natural suficiente, hay suficiente oxígeno (20,8%) y no hay gases tóxicos (0% de CO, CO2 y CH4).

En general, y tras esta primera inspección, desde el punto de vista de seguridad, se observa un buen estado de conservación de las zonas que se encuentran revestidas, sin riesgos aparentes de caídas de material rocoso o de revestimiento, ha detallado el concejal, por lo que la propuesta de los técnicos parte de la idea de proteger y conservar los elementos del túnel, manteniendo así su esencia.

Entre otros elementos a proteger, el informe habla de los revestimientos de piedra y ladrillo, los espeleotemas, los apartaderos y restos de la línea de telégrafos e incluso alguna traviesa que sigue existiendo en el túnel. "Todos ellos tienen un valor patrimonial y cultural que recomiendan preservar", ha explicado Fernández.

Para poder llevar a cabo la puesta en servicio del túnel será necesario acometer un proyecto constructivo que tiene que disponer de unos estudios previos, como el topográfico del túnel y sus accesos, un análisis geológico-geotécnico y una prospección con georrádar para detectar grosores insuficientes de revestimientos o huecos entre el revestimiento y el macizo rocoso que hubiera que rellenar.

Todos estos trabajos previos a la ejecución de las obras, tendrían un coste estimado de 285.560 euros. Ya para esta fase, se recomienda acondicionar los accesos al túnel, ensanchándolos y eliminando el agua acumulada en los dos tramos iniciales de ambas bocas del túnel, dándole salida hacia cada uno de los valles respectivamente. Esta obra tendría un coste estimado de unos 78.000 euros.

Los accesos a acondicionar tienen una longitud aproximada de 150 metros en la zona sur (Sopuerta) y 200 metros en la zona norte (Castro Urdiales).

El resto de las obras necesarias descritas en el informe consisten en el refuerzo de las bocas, consolidación estructural del túnel, drenaje, firmes y pavimentos, y sistema de iluminación.

El informe estima el coste de todas estas obras en 1.931.160 euros y un plazo estimado de ejecución de 14 meses. Un coste "muy importante", según el concejal, para cuya financiación será necesaria "la ayuda de administraciones provinciales y que aproveche al máximo la posible financiación con fondos europeos".

"TÚNEL DE VITAL IMPORTANCIA"

Herrán por su parte ha recalcado que la apertura de este túnel "es de vital importancia" para la comunicación peatonal y ciclista con Vizcaya, ya que se sumaría a las existentes por la ruta de la costa a través de la vía verde del Piquillo, entre Ontón y Covarón, y la ruta de interior a través del antiguo trazado de ferrocarril minero Castro-Alén, permitiendo además unir las vías verdes entre si en territorio vizcaíno.

Se trata por tanto de una inversión que "tendría su retorno en una oferta turística enfocada en el turismo de naturaleza, deportivo y cultural, además de en muchas visitas a nuestro municipio por habitantes de la provincia vecina y de las zonas muy pobladas del Gran Bilbao", ha destacado la alcaldesa.

Pero sobre todo, según ha dicho, se recuperaría un patrimonio minero "de mucho interés" que hasta ahora no se ha intentado recuperar, pese a que se hizo un primer intento que "se quedó en las buenas intenciones" en los años 2008 y 2009.

Tras recordar que entre los compromisos del equipo de gobierno está el completar la rehabilitación de las vías verdes, ha señalado que desde Castro Urdiales se han dado los pasos para la rehabilitación y apertura del túnel, que han contado con un "gran consenso".

"Somos conscientes de que tanto nuestro Ayuntamiento como el de Sopuerta necesitará apoyos del Gobierno de Cantabria y del Gobierno vasco, por lo que hablaremos con todas las administraciones necesarias para que poder hacer realidad" esta reapertura, ha dicho.

Por último, se ha mostrado convencida de que "todos vamos a estar a la altura de este reto", que "debe ser un realidad lo antes posible" para poder conectar con esta vía peatonal y ciclable 55 años después.