Actualizado 21/05/2007 14:30 CET

Detienen a dos españoles que se hicieron pasar por policías y golpearon a un marroquí al que después robaron

Los detenidos, que al parecer se equivocaron de persona, sacaron a la víctima a punta de pistola y después le esposaron

SANTANDER, 21 May. (EUROPA PRESS) -

Efectivos de la Brigada de Policía Judicial detuvieron el pasado jueves, día 17, a Sergio M.V.de 30 años de edad y a Marcos G.G. de 33, ambos, españoles, como presuntos autores del robo con violencia y lesiones causadas a un ciudadano marroquí la noche del pasado día 8, cuando, haciéndose pasar por policías, le sacaron de su coche a punta de pistola, le golpearon, le esposaron y le dejaron "tirado" después de registrar su vehículo y robarle el dinero y el móvil.

Uno de los implicados, Sergio M.V. ya estuvo detenido por amenazas con armas y al otro, Marcos G.G. le han intervenido armas y le detuvieron con una banda de traficantes de drogas marroquíes. Ambos han pasado a disposición judicial e ingresaron en prisión.

Según la información facilitada por la Jefatura de Policía, los hechos ocurrieron a las 23,30 horas del pasado día 8, cuando un ciudadano marroquí de 23 años de edad, circulaba con su coche por la plaza Manuel Llano, en Santander.

En ese momento se le acercó un vehículo ocupado por dos personas, que le dijeron ser policías, y le ordenaron parar. "A punta de pistola" le sacaron de su coche, mientras que el otro individuo, que le mostraba algún distintivo policial, le ponía los grilletes.

A continuación le metieron esposado en su coche, marca Renault que, conducido por uno de ellos, siguió al Audi con el que los asaltantes le habían parado, y le trasladaron a un descampado de la zona del Sardinero. Allí le bajaron del vehículo y uno le golpeó en la cabeza con una pistola, con la que le apuntaba permanentemente, mientras que el otro registraba su coche.

Así permanecieron hasta que sonó el móvil de uno de los agresores, y entonces le robaron el dinero y el teléfono, le quitaron las esposas y se marcharon precipitadamente. Cuando la víctima entró en su coche, comprobó que estaba todo revuelto y los asientos rajados y tras dar varias vueltas, porque no sabía donde estaba, llegó a la playa de los Peligros.

La Brigada de Policía Judicial investigó el caso y con las señas aportadas por la victima, identificó a Sergio y a Marcos, dos delincuentes que tienen antecedentes por lesiones, amenazas y tráfico de drogas. Así, el primero ya había estado detenido por agresión y amenazas con pistola, y a Marcos ya le habían intervenido una pistola de fogueo y armas blancas, además de arrestarle en octubre pasado con un grupo de traficantes de drogas, interviniéndole una copia de placa policial y unos grilletes.

DETENCIONES

Tras ser reconocidos por la víctima, la tarde del día 17, localizaron a Marcos cuando conducía su vehículo, un Toyota Celica, por el Barrio San Francisco y le detuvieron tras quitarle una navaja de 33 centímetros que lleva en la cintura.

Cuando registraron su casa, los agentes encontraron una cartera tipo portaplacas policial, una caja de pistola detonadora, 37 cartuchos detonadores y una catana negra.

Y en la mañana del día 18, la Policía detuvo a Sergio en la calle Alta, si bien no encontró nada en el registro de su Audi A4.

Los investigadores de la Judicial piensan que los delincuentes se equivocaron, y que la agresión y el registro del coche de éste ciudadano marroquí, vehículo que perteneció a otros compatriotas suyos, tenía como objeto quitarle la droga que pudiera llevar.

Los dos detenidos tienen un amplio historial delictivo. Así, Sergio M.V., tiene cinco detenciones anteriores por amenaza, estafa, tráfico de drogas, lesiones y robo. En el mes de septiembre del año pasado, golpeó a otra persona con una defensa extensible y le amenazó con una pistola.

En cuanto a Marcos G.G., ha estado detenido en cinco ocasiones por lesiones, amenazas y trafico de drogas. En el 2000, le intervinieron en la vía publica una navaja, y en el 2006 le intervinieron una pistola de fogueo, una navaja, una defensa extensible, un bate de béisbol y munición de pistola dentro de su vehículo.

Además, en octubre pasado le detuvieron junto a una banda de marroquíes que traficaban con drogas y que él presuntamente distribuía por la zona del Barrio San Francisco. Entonces le ocuparon una copia de placa policial y un juego de grilletes.