Actualizado 25/10/2007 22:05 CET

Innova.-Investigadores del IFCA descubren una mancha muy fría que aportaría nuevos datos sobre la formación del Universo

Situada en el hemisferio sur galáctico

SANTANDER, 25 Oct. (EUROPA PRESS) -

Investigadores del Instituto de Física de Cantabria (IFCA), centro mixto del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y la Universidad de Cantabria (UC), han descubierto una mancha muy fría en el hemisferio sur galáctico. Tras hacerse públicos los datos obtenidos por el satélite WMAP de la NASA científicos del grupo de 'Macroestructura del Universo y fondo cósmico de microondas' han encontrado una desviación del modelo estándar.

Se trata de un hallazgo difícil de explicar con los modelos actualmente vigentes y para el que buscan otras vías alternativas que no contradicen el estándar, aunque si lo complementan fundamentándose en nuevos fenómenos físicos.

La explicación dominante está basada en los "defectos topológicos que aparecen en el Universo primitivo asociados a transiciones de fase", según ha explicado el director del proyecto e investigador del CSIC, Enrique Martínez. Lo que suponen cambios en las interacciones fundamentales de la naturaleza que dan lugar a la unificación de las mismas en el pasado remoto del Universo.

Asimismo, la importancia del trabajo de investigación del grupo reside "en que con las anisotropías podemos conocer mucho mejor nuestro Universo", tanto su historia, como sus componentes y su evolución, ha afirmado Martínez.

MISIÓN PLANCK.

'Radiómetros de la Misión Planck a 30 y 44 GHz: Integración y Calibración' es el título del proyecto de investigación, financiado por el Ministerio de Educación y Ciencia (MEC), que finalizará en diciembre de 2008 y que estudia el 'Fondo Cósmico de Microondas' (CMB).

El CMB es la radiación remanente del 'Big Bang', la gran explosión que originó el Universo, por lo que es la imagen más antigua del mismo y ofrece la posibilidad a los investigadores especializados en la materia estudiar la geometría, el contenido o la edad del Universo primario.

Desde que se lanzó el satélite COBE por la NASA, en 1992, se han detectado anisotropías en la temperatura de la Radiación del CMB. El interés del estudio de estas pequeñas diferencias de temperatura radica en que son capaces de reflejar cómo era el Universo en su formación hace 14.000 millones de años.

Actualmente la Misión Planck de la Agencia Espacial Europea (ESA), está en fase de integración de sus instrumentos y cuyo lanzamiento está previsto en el verano de 2008, se espera que obtenga los resultados más espectaculares sobre la historia del Universo, continuando la estela del satélite de la NASA WMAP.

PLANCK EN EL IFCA.

En colaboración con el Departamento de Ingeniería de Comunicación de la UC se ha construido una parte de los detectores a 30 y 44 GHz del instrumento de baja frecuencia, que actualmente se encuentran en fase de integración, en Cannes (Francia), junto al resto de las piezas elaboradas por el consorcio que forma la Misión Planck, explicó Enrique Martínez.

Una vez lanzado el satélite se espera conocer mejor cómo es el 'Fondo Cósmico de Microondas', con mayor sensibilidad, es decir menos margen de error, y con más resolución, a escalas angulares más pequeñas.

Por otra parte, para completar la investigación, que continuará con otro proyecto titulado: 'Anisotropías del CMB: Ciencia con el Satélite Planck y desarrollo de nuevos experimentos de polarización', los investigadores del IFCA trabajan en un nuevo experimento: Quijote.

MEDIR LA EMISIÓN INTRÍNSECA.

Quijote medirá la polarización en baja frecuencia. El propósito de este experimento es "medir la polarización de nuestra galaxia en el CMB en un rango de frecuencia de entre 10 y 30 GHz", con el objeto de completar los datos de Planck y mejorar las cotas de amplitud de las ondas gravitatorias en el Universo primordial, según Enrique Martínez.

Este experimento, desarrollado en colaboración con el Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC), las Universidades de Cambridge y Manchester, y el Departamento de Ingeniería de Comunicaciones de la Universidad de Cantabria, proporcionará una mayor sensibilidad a la detección de ondas gravitatorias, fenómenos muy violentos que producen oscilaciones en el espacio.

Hasta el momento no han sido detectadas, sin embargo, ha afirmado el investigador principal, "nosotros podremos obtener información sobre las ondas gravitatorias que se generaron en el origen del Universo", indicó el investogador.