Publicado 04/08/2015 13:54

Javier Cacho afirma que la Antártida "no permite la mínima equivocación, ya que la puedes pagar con tu vida"

Javier Cacho
UC

El físico, científico y escritor habló ayer en Suances sobre su experiencia en el continente helado

SUANCES, 4 Ago. (EUROPA PRESS) -

El físico, científico y escritor Javier Cacho ha afirmado que la Antártida es un medio "duro" que "no permite la mínima equivocación, ya que la puedes pagar con tu vida".

Cacho impartió ayer en Suances la conferencia 'Antártida, el peor viaje de mi vida' en el seno de Cursos de Verano UC, donde trató de reflejar la parte "más desconocida" que implica realizar una exploración o llevar a cabo trabajos científicos en este continente, el cual tiene "una atracción especial, pero también es un sitio muy duro".

"No es fácil trabajar ni estar allí", afirmó el escritor, que ha viajado a este continente en seis ocasiones para realizar, entre otras cuestiones, labores científicas y de investigación relacionadas con el agujero de la capa de ozono.

Cacho resaltó que las exploraciones antárticas suponen asumir "muchos riesgos", no solo por lo que significa estar "largas" temporadas en un sitio "al que sabes cuando vas, pero no cuando vas a volver", sino también porque "hay riesgo de congelación o peligro de sufrir accidentes", situaciones ante las que la atención o la capacidad de reacción "no es igual que si te sucede en tu país".

Cacho aseguró que el científico que viaja hasta esa zona "sabe que trabaja en un lugar peligroso, pero a pesar de todo va allí porque el trabajo de investigación que realiza supone asumir esos riesgos y pasar esas temporadas casi aislados".

El conferenciante apuntó que para los investigadores el continente helado es un medio "especial" para trabajar, que "atrae" tanto por las características propias de la zona como por el tipo de vida que allí se desarrolla y que permite descubrir y aprender "muchas cosas", como el valor del trabajo en equipo.

En este sentido, señaló que entre las personas que forman parte de la expedición se crean unos vínculos que, "sin realizar un juramento de sangre, te lleva a saber que, si pasa algo, serán tus compañeros los que te saquen de allí y que, si les pasa a ellos, tú te vas a jugar la vida por salvarles".

También "descubres" al ser humano, añadió este científico que, en la actualidad, dedica parte de su tiempo a escribir libros sobre exploraciones antárticas porque, en su opinión, allí "se viven muchas historias que hablan del valor, del compañerismo o de valores humanos que no hay que olvidar y que merecen la pena ser contadas".

Cacho admitió que le gusta contar aquello de lo que "no hablan" sus compañeros, es decir, de los aspectos humanos que bajo su criterio complementan "mucho" la visión que en general se tiene sobre las expediciones antárticas. "Se trata, en definitiva, de que la sociedad sepa el interés de los trabajos que se desarrollan en la Antártida pero que también conozca el entorno en el que este se realiza", matizó.

En el futuro, Cacho ya tiene pensado regresar a la Antártida en el año 2022, en lo que será su séptimo viaje a este continente. En esta ocasión, el científico lo hará coincidir con el centenario de la muerte de Ernest Henry Shackleton, explorador anglo-irlandés que murió de un ataque al corazón mientras viajaba a la zona para iniciar su última expedición, y que está enterrado en este lugar.

"Este sí que será el mejor viaje de mi vida a la Antártida", manifestó Cacho, quien, además, aseguró "sin lugar a dudas" que "merece la pena doblemente" viajar a la Antártida, primero, por los resultados de la investigación desde el punto de vista profesional y, segundo, "por la vivencias y experiencias humanas".

A la charla, asistieron, entre otros, el director de los Cursos de Verano de la UC, Manuel Estrada; la directora de la sede de Suances, Ana Andrés; el alcalde del municipio, Andrés Ruiz Moya; la concejala de Medio Ambiente, Belén Martín, y Sonsoles Pérez Palmero, en representación de la empresa Solvay.