Los juzgados de Cantabria fueron en 2018 los segundos con más pleitos civiles presentados

Complejo Judicial De Salesas
EUROPA PRESS - Archivo
Publicado 06/03/2019 14:26:44CET

Los órganos judiciales de la región registraron 76.108 asuntos, resolvieron 73.013 y a 31 de diciembre seguían tramitando 27.259

SANTANDER, 6 Mar. (EUROPA PRESS) -

Cantabria fue la segunda comunidad autónoma con mayor tasa de litigiosidad civil a lo largo de 2018, con un total de 58,1 asuntos por cada mil cántabros, frente a la media nacional, que se situó en 47,6 pleitos de este tipo por cada mil españoles.

Solo por detrás de Asturias si se analiza el periodo anual, en alguno de los trimestres del pasado año Cantabria fue incluso la que más litigiosidad civil registró de toda España.

Pese a ello, los juzgados civiles de Cantabria se siguen situando entre los menos congestionados y entre los que tienen menos asuntos en trámite, con tasas que se encuentran por debajo de la media nacional.

En 2018, el conjunto de los órganos judiciales del territorio registró 76.108 asuntos, resolvió 73.013 y a 31 de diciembre seguía tramitando otros 27.259.

Los jueces y magistrados del territorio dictaron en este periodo un total de 21.574 sentencias y 30.887 autos, mientras que los letrados de la administración de justicia firmaron 20.023 decretos.

Estos son algunos datos del Informe sobre la situación de los órganos judiciales que trimestralmente elabora el Servicio de Estadística del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y que hoy ha sido dado a conocer con datos correspondientes al cuarto trimestre de 2018 y a la anualidad completa, han informado fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Cantabria (TSJC) en nota de prensa.

CRECEN LOS ASUNTOS INGRESADOS

Durante el pasado año la entrada de asuntos ascendió a 76.108, lo que supone un aumento del 1,2 por ciento, levemente inferior al registrado por la media de todas las comunidades, que fue del 2 por ciento.

Sin embargo, si se analiza por jurisdicciones la entrada de asuntos, se observan evoluciones más contrastadas, de modo que en la civil y en la contencioso-administrativa aumentó un 6 por ciento y un 4,9 por ciento, respectivamente, mientras que la penal experimentó un descenso del 2,8 por ciento y la laboral, del 1,2 por ciento.

Dentro de ese incremento del 6 por ciento en la jurisdicción civil, el aumento es notablemente superior en los Juzgados de Primera Instancia de Santander y las Secciones Civiles de la Audiencia Provincial: un 15,1 por ciento y un 14,2 por ciento, respectivamente.

Y es que en ese incremento de entrada tienen un papel relevante las demandas relacionadas con acciones individuales sobre condiciones generales incluidas en contratos de financiación con garantías reales inmobiliarias, cuyo prestatario sea una persona física -por ejemplo, las cláusulas suelo-, que se ventilan en un primer momento en el Juzgado de Primera Instancia nº 2 y en el nº 2 bis de Santander y después en la Sección Cuarta de la Audiencia Provincial.

Como consecuencia de todo ello, el resto de asuntos civiles que debían llegar tanto al Juzgado nº 2 -en primera instancia- como a la Sección Cuarta de la Audiencia -vía recurso- se reparten al resto de Juzgados de Primera Instancia de Santander -en el primer caso- y a la Sección Segunda de la Audiencia -en el caso de los recursos-, con lo que la incidencia de los asuntos de cláusulas suelos afecta un número importante de órganos de la jurisdicción civil.

SE MANTIENE LA RESOLUCIÓN

En 2018, los jueces y magistrados de la región resolvieron un total de 73.013 asuntos, nueve más que un año antes, y su tasa -la que pone en relación los pleitos resueltos y los ingresados- se situó en 0,96, la misma que la media nacional.

Por otro lado, a 31 de diciembre de 2018 los juzgados y tribunales de Cantabria seguían tramitando un total de 27.259 asuntos, un 17,3 por ciento más, si bien ese incremento responde fundamentalmente al peso de la jurisdicción civil, que, como ya se ha mencionado, soporta una alta litigiosidad.

Así, mientras que los asuntos en trámite disminuyeron en penal -un 0,8 por ciento-, y en contencioso-administrativo -un 4,4 por ciento-, los órganos civiles tenían en trámite a finales de año un 28,1 por ciento de asuntos más que los que estaban en esa situación un año antes.

Los órganos con mayor aumento de la pendencia fueron los de Primera Instancia de Santander, con un incremento del 56,3 por ciento, y las Secciones Civiles de la Audiencia Provincial, con un 34,8 por ciento. Los de la jurisdicción social también experimentaron un incremento del número de asuntos en trámite a final de 2018, del 10,7 por ciento.

Pese a estos datos, la tasa de pendencia -que pone en relación los asuntos que permanecen en trámite al final del periodo con los resueltos-, sigue estando en Cantabria por debajo de la media: 0,37 frente a 0,45, y ello ocurre en todas las jurisdicciones.

LITIGIOSIDAD Y CONGESTIÓN

La tasa de congestión, al igual que la de pendencia, arroja cifras que colocan a Cantabria entre las comunidades con mejor situación. Así, al poner en relación el total de asuntos por resolver -los que ya estaban en el juzgado al comienzo del periodo y los nuevos que entran en el trimestre- con los que se resuelven, la región se encuentra entre las que menos congestión tienen, con una tasa de 1,36 frente a la media española de 1,45.

Esta baja congestión, que se observa en todas las jurisdicciones, contrasta con la tasa de litigiosidad, que pone en relación los asuntos presentados en el territorio con la población, y que durante el pasado año se situó en Cantabria en 131,2 asuntos por cada mil habitantes, por encima de la media española, que fue de 128,2.

Contador