El MMC destaca el alto valor del calamar gigante hallado en Pechón

Calamar gigante hallado en una playa de Pechón
MUSEO MARÍTIMO
Actualizado 17/12/2013 21:26:37 CET

El equipo del MMC planificará ahora con "calma y tranquilidad" el futuro del ejemplar, una hembra de 174 kilos y ocho metros

SANTANDER, 2 Oct. (EUROPA PRESS) -

El equipo del Museo Marítimo del Cantábrico ha concluido este miércoles los primeros tratamientos para la conservación del calamar gigante hallado en la playa de La Arena, en Pechón, que ya está en fase de congelación. El director del MMC, Gerardo García Castrillo, ha destacado su "alto valor científico, cultural y museográfico", por lo que ha subrayado que la incineración del ejemplar "no es una opción".

Una vez concluidos los primeros trabajos de conservación, el equipo del MMC empezará ahora a planificar "con calma y tranquilidad" el futuro del cefalópodo, una hembra adulta de la especie 'Architeuthis', de 174 kilos de peso y una longitud total de ocho metros.

Unas dimensiones "respetables" que podrían suponer "un récord de talla" en varamientos en Cantabria, no así en el conjunto del cantábrico, donde se han hallado en el pasado ejemplares "mucho más grandes".

García Castrillo ha explicado, en declaraciones a Europa Press, que el futuro del calamar pasa por distintas opciones, desde conservarlo en un almacén hasta exponerlo en el MMC, en otro centro u organizar una itinerancia, todo menos incinerarlo, una opción que "ni se ha planteado".

La decisión final dependerá del Gobierno de Cantabria, cuya Consejería de Cultura está en permanente contacto con el MMC para recabar información y la opinión de los técnicos. Pero primero habrá que saber "cuánto cuesta el mantenimiento expositivo, ver todas las posibilidades y ofertas, sus garantías de conservación y escoger la más idónea", ha explicado García Castrillo.

Según ha señalado, el MMC ya cuenta con dos ejemplares juveniles de esta misma especie, que vive a profundidad, lejos de la costa. La hembra adulta hallada en Pechón "no presenta externamente ninguna muestra de muerte violenta ni patología", si bien queda pendiente la valoración interna. El ejemplar está "ligeramente deteriorado", ha perdido la piel y tiene los dos ojos "reventados", algo que según el director del MMC es "normal".

El cuerpo del calamar mide 1,70 metros y la cabeza 40 centímetros. De los brazos no retractiles, el más largo mide 2,30 metros y el retractil (tentáculo) seis metros, lo que suma un total de ocho metros. "Un ejemplar grande, pero no excesivamente", en palabras de García Castrillo, que apuesta claramente por conservarlo para su difusión cultural y museográfica.