El presidente mantiene su respaldo a Real

Reunión del Consejo de Gobierno (Archivo)
GOBIERNO - Archivo
Publicado 05/12/2018 15:06:50CET

SANTANDER, 5 Dic. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Cantabria, Miguel Angel Revilla, ha afirmado hoy que va a "esperar prudentemente" hasta que la jueza que instruye el caso de las irregularidades en el Servicio Cántabro de Salud (SCS) "dictamine si hay alguna responsabilidad superior" a la de los exdirectivos contra los que se dirige la denuncia de la Fiscalía, y en el caso de que la haya, "actuaremos con rapidez y contundencia".

Mientras tanto, Revilla ha confirmado que seguirá respaldando a la consejera de Sanidad, Luisa Real, puesto que en la denuncia de la Fiscalía "no hay ningún indicio que la involucre". El presidente y líder del PRC ha realizado estas afirmaciones a preguntas de la prensa tras su viaje de siete días a Méjico, durante el que se ha conocido la denuncia de la Fiscalía.

Asimismo, ha destacado que los directivos del SCS contra los que se dirige la denuncia "están ya fuera del organigrama de gestión del SCS". Se refería al exgerente del SCS, Julián Pérez Gil, y el exdirector de Gestión Económica, Francisco Javier Gónzález Gómez, que presentaron su dimisión a finales de mayo.

Sin embargo, la Fiscalía también ha denunciado al gerente de Atención Primaria, Alejandro Rojo Gutiérrez, que sigue en el cargo, algo que Revilla ha reconocido que desconocía y ha dicho que lo hablará con la consejera. En todo caso, ha señalado que "en el momento en que haya alguna persona imputada del Gobierno, exigirá la dimisión".

Contador