El programa 'Vacaciones en paz' necesita 30 nuevas familias cántabras para acoger niños saharauis este verano

Actualizado 18/03/2010 13:11:31 CET

Los organizadores piden que se exima a los niños del pasaporte individual para circular por la zona Schengen

SANTANDER, 18 Mar. (EUROPA PRESS) -

El programa 'Vacaciones en paz' necesita 30 nuevas familias cántabras para acoger niños saharauis este verano. Por eso, la ONG Cantabria por el Sáhara hizo hoy un llamamiento para que las familias interesadas se pongan en contacto con esta asociación o acudan a las reuniones informativas que se celebrarán en el mes de abril en cuatro localidades de la región.

El programa, que se presentó en rueda de prensa por el director general de Asuntos Europeos y Cooperación al Desarrollo, Alberto García Cerviño; la presidenta de Cantabria por el Sáhara, Carmen Pérez, y el delegado saharaui en Cantabria, Hamoudi Ahmed, facilitará que entre 80 y 90 niños de siete a doce años pasen este verano en Cantabria, una cifra similar a la del año anterior.

No obstante, Pérez señaló que este año el programa se puede encontrar con una "gran dificultad", como es la exigencia por parte de la Unión Europea de un pasaporte individual para circular por la zona Schengen, algo "imposible" de conseguir en opinión de la presidenta de Cantabria por el Sáhara, quien confió en que en el caso de los 9.000 niños saharauis que pasan el verano en España "no se llegue a cumplir la normativa", más porque se trata "de un caso especial".

"Si es así, pedimos ayuda a todos, incluido el Gobierno de Cantabria, para que presionen y este hecho no se produzca. Sería muy grave que se prohibiese la entrada: sería condenar a los niños a que no disfruten de esta ventaja y provocaría movilizaciones y un desastre para el pueblo saharaui", subrayó.

En este sentido, el delegado saharaui pidió que el Gobierno de España se dirija a la Unión Europea para que "exima" a los niños de "este requisito burocrático" para que éstos puedan conocer "otra realidad, ver cómo viven otros, y establecer puentes entre sus familias biológicas y de acogida".

El objetivo de 'Vacaciones en paz' es conseguir sacar a los niños del desierto durante los dos meses "más duros" del verano, con temperaturas de más de 50 grados, y que tengan un reconocimiento médico completo --que en Cantabria facilita la Consejería de Sanidad--, completar sus carencias nutricionales, mejorar su conocimiento del español y que conozcan otra forma de vida.

El programa, con un presupuesto de más de 70.000 euros, cuenta con una subvención de la Dirección General de Cooperación al Desarrollo de 35.000 euros (5.000 más que en 2009), otra de 15.000 euros de la Dirección General de Empleo --ambos departamentos dependientes de la Vicepresidencia--, y ayudas de la Obra Social de Caja Cantabria, ayuntamientos y fondos propios de Cantabria por el Sáhara.

Además, este año tiene el respaldo de la Consejería de Educación, que facilitará el contacto con los centros escolares y las AMPAS para intentar que se sumen 30 nuevas familias de acogida. Las personas interesadas pueden llamar a los teléfonos 942 039 166 ó 646 599 228. También pueden acudir a las reuniones informativas que se celebrarán en abril, a las 19.30 horas, en el Ayuntamiento de Colindres (día 13), Ayuntamiento de Torrelavega (día 15), la Casona de Reinosa (día 20) y la Casa de la Solidaridad de Santander (día 22).

Pérez destacó que 'Vacaciones en paz' es el proyecto "más importante" de Cantabria por el Sáhara porque su intención es "sensibilizar" y dar a conocer la situación del pueblo saharaui. El objetivo principal es transmitir a la sociedad y los poderes públicos que "lo más importante es la resolución de forma definitiva y justa del conflicto saharaui convocando un referéndum de autodeterminación que otorgue la independencia a este pueblo", señaló.

Por su parte, el delegado saharaui se refirió a la situación "muy difícil" de los refugiados desde hace más de treinta años y a la "impunidad total" del "agresor marroquí", aunque aseguró que "somos un pueblo sufrido que no se deja doblegar y que no cejará en su lucha para recuperar sus derechos".

Hamoudi Ahmed también hizo un llamamiento para que en el acuerdo pesquero entre la UE y Marruecos se excluyan las aguas del Sáhara hasta que se celebre el referéndum, la "única condición para restablecer la paz en la zona y resolver definitivamente el problema del Sáhara".

Mientras, García Cerviño animó a los cántabros a "mantener su solidaridad" y a que acojan un niño saharaui este verano.

El director general indicó que el apoyo a esta iniciativa es una muestra más del compromiso del Gobierno con la causa saharaui y los refugiados, con su derecho a poder regresar a su "legítimo territorio ocupado por Marruecos".

En este sentido, recordó que en los dos últimos años su Dirección General ha destinado casi un millón de euros a proyectos con el Sáhara, entre otros, la creación de una granja avícola y otra de camellas que permiten distribuir huevos y leche a la población "que de otra forma no tendrían".