El tramo inicial de la calle Alta se corta desde este martes para el derribo de dos edificios

Publicado 01/10/2018 19:16:27CET

SANTANDER, 1 Oct. (EUROPA PRESS) -

El tramo inicial de la calle Alta, concretamente el cruce con la Cuesta del Hospital, estará cortado a partir de este martes, 2 de octubre, con motivo de los trabajos de derribo de los números 1 de la calle San Pedro y 26 de la Cuesta del Hospital, dos edificios colindantes, y en ambos casos en mal estado y desocupados, cuya demolición ejecutará la propiedad de los mismos.

Según ha informado en un comunicado el Ayuntamiento de Santander, los trabajos de derribo durarán aproximadamente cuatro días, durante los cuales permanecerá cortado al tráfico el tramo inicial de la calle Alta, permitiéndose el paso exclusivo del autobús municipal.

El corte de tráfico de la calle Alta, que se llevará a cabo por motivos de seguridad durante el desarrollo de los trabajos de derribo, se producirá en la intersección con la Cuesta del Hospital, de manera que el tráfico proveniente de Cuatro Caminos deberá desviarse por la calle Garmendia hasta Calvo Sotelo.

Por su parte, los vehículos que accedan desde la calle Ruamayor tendrán dos opciones de desvío: por la calle Limón y Garmendia hacia Calvo Sotelo; o por la Rampa Sotileza hasta la calle Cádiz.

Únicamente se permitirá el paso por la zona cortada al tráfico de los autobuses municipales, con lo que la línea 11, que en su recorrido desde el Ayuntamiento hasta Valdecilla debe pasar por la calle Ruamayor, no se verá afectada.

Para las tareas de demolición, se empleará una retroexcavadora de 35 toneladas con brazo demoledor de 20 metros, dotada de cizalla y pinza para demolición de edificios con estructura metálica y de madera.

Una segunda máquina retroexcavadora de 25 toneladas se encargará de trabajos auxiliares de preparación de tajos y retirada de residuos de naturaleza no pétrea ni cerámicos durante la demolición.

En todo este proceso, se colocará una grúa autopropulsada en la calle Alta con una pantalla para evitar la proyección de residuos. A lo largo de toda esta actuación, se regará para evitar la dispersión de polvo.

La propiedad ha solicitado la licencia para el derribo tanto del número 1 de la calle San Pedro, que había sido declarado en ruina, como de Cuesta del Hospital, 26, un inmueble que se encuentra en situación de abandono y que, aunque no está declarado en ruina, presenta graves deficiencias. En ambos casos, se trata de edificios deshabitados.