Actualizado 11/03/2009 16:02 CET

Diez años de prisión para el acusado de matar a una mujer y meter su cuerpo en una maleta en Toledo

TOLEDO, 11 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Sección Primera de la Audiencia Provincial de Toledo ha condenado a diez años de prisión a K.K., ciudadano polaco de 46 años, como autor del homicidio por asfixia de una mujer, cuyo cadáver fue encontrado en el interior de una maleta en el paraje conocido como Venero Rubisco, en la localidad toledana de Almendral de la Cañada, en el año 2001.

Según la sentencia, a la que ha tenido acceso Europa Press, el acusado también deberá indemnizar a la madre de la víctima con 15.000 euros y al hijo de la fallecida en la cantidad de 30.000 euros.

En ella se especifica que el jurado popular, que consideró culpable de forma unánime al acusado, partía de una pluralidad de hechos a la hora de emitir su veredicto que le hicieron deducir que en realidad, cuando el acusado se adentró en el paraje Venero Rubisco, lo que hizo fue enterrar el cadáver de la mujer siendo quien le causó la muerte quien mayor interés tenía en que el cadáver no apareciera.

El jurado estimó que la muerte fue violenta y de etiología homicida, aunque no tuvo en cuenta ni la agravante de parentesco ni la de abuso de superioridad, por lo que la pena aplicada finalmente por el presidente del tribunal del jurado ha sido la de diez años, inferior a las solicitadas por el Fiscal y la acusación particular, de 15 años en ambos casos.

Los hechos ocurrieron, aunque sin fecha determinada, en los meses de febrero y marzo de 2001, cuando K.K., después de tener serias desavenencias con la víctima, la estranguló, rompiéndole el hueso hioides, lo que le provocó la muerte por asfixia.

Posteriormente, introdujo su cuerpo en una maleta y se trasladó en una furgoneta hasta el paraje denominado Venero Rubisco, en el Robledo del Piélago, del término municipal de Almendral de la Cañada (Toledo), donde la enterró junto a un roble en una zona boscosa después de haber excavado un hoyo con la pala que portaba.

A continuación, cuando intentaba dejar el lugar se quedó atascado con la furgoneta que conducía, precisando la ayuda de varios agentes forestales y trabajadores de Retevisión para salir del paraje.

Posteriormente, abandonó el país por la frontera con Portugal para regresar a su país de origen, ya que además se encontraba en situación irregular en España.