La Diputación de Cuenca se encargará finalmente de la rehabilitación del puente del Chantre

Prieto, Huete y Mariscal en el puente del Chantre
DIPUTACIÓN
Publicado 02/05/2018 20:09:45CET

CUENCA, 2 May. (EUROPA PRESS) -

La Diputación de Cuenca será finalmente quien vaya acometer la rehabilitación del puente del Chantre, en vez del Ayuntamiento de la capital, y encargará su ejecución a Tragsa, como medio propio, una vez se ha culminado la entrada de la institución provincial en el accionariado de la empresa pública y a la vista de la urgencia de esta intervención ante el peligro de desaparición de esta construcción del siglo XVI.

El presidente de la Diputación, Benjamín Prieto, así lo ha anunciado este miércoles a los pies del puente del Chantre, donde se ha desplazado acompañado del vicepresidente de la institución provincial, Julián Huete, y el alcalde de la ciudad, Ángel Mariscal, pudiendo comprobar su actual estado tras su derrumbe parcial hace ya cinco años, ha informado la Diputación en un comunicado.

Allí ha hecho hincapié en la excepcionalidad de esta decisión que puede ahora llevarse a cabo, gracias, por un lado, a que la semana pasada la Diputación conquense culminaba el proceso de adquisición de una acción de la empresa pública Tragsa, permitiéndole utilizarla como medio propio, y, por otro, una vez este lunes la Junta de Gobierno Local del Ayuntamiento de la capital ha dado luz verde a la devolución de la subvención de 120.000 euros concedida por la institución provincial dentro del Plan de Rehabilitación, Conservación y Protección del Patrimonio de la Provincia de Cuenca para la recuperación de este puente.

El objetivo de esta medida no es otro que agilizar lo máximo posible los plazos para el inicio de los trabajos de rehabilitación del puente del Chantre, intentando evitar así cualquier dilación en su adjudicación que pudiera venir derivada de la nueva Ley de Contratos del Sector Público y no tener que lamentar que las obras lleguen demasiado tarde, cuando ya no se pueda hacer nada. Y es que, en su opinión, cada día que pasa, es mayor el peligro de desaparición de esta infraestructura, lo que no se puede permitir, máxime cuando ya han transcurrido cinco años desde el derrumbe parcial.

La noticia ha recibida de buen grado por el alcalde de la capital, quien ha mostrado su agradecimiento a la Diputación por su constante colaboración con la ciudad y que, en este caso, va a permitir que no se pierda una construcción emblemática y muy querida por los conquenses, que forma parte del patrimonio histórico de Cuenca.

Prieto ha recordado que ya fue incluido en 2016 en la treintena de intervenciones del primer Plan de Rehabilitación, Conservación y Protección del Patrimonio, dotado con casi 5 millones de euros procedentes de fondos europeos del Programa Operativo FEDER 2014-2020, asignados a la Diputación por el anterior Gobierno regional de María Dolores de Cospedal, "pero que fueron bloqueados por el actual Ejecutivo de García-Page", una situación que se solventó con otro Plan de Patrimonio, esta vez con fondos propios de la institución provincial, donde se volvió a incluir el puente del Chantre.

ACTUACIÓN

Con periodo de ejecución de dos meses, la intervención, que cuenta con una dirección arqueológica, conllevará en un primer momento la limpieza y despeje de la vegetación existente junto al estribo a reconstruir, ejecutando un acceso desde el camino de Zarzuela hasta el arranque de dicho estribo.

Además de recuperar las piezas desprendidas del puente para ser reutilizadas, la reconstrucción del estribo se acometerá respetando sus características originales con el fin de que el puente no vea alterado su aspecto inicial. Así, el estribo se apoyará en la cimentación existente, previa limpieza de la misma, con un muro de mampostería y sillarejo de arenisca y conglomerado, careada, ejecutado con piezas de forma y tamaño similares a los de los muros existentes, presentando una cara preparada para formar parte del paramento visto.

El relleno del trasdós del muro se realizará con zahorra natural similar al existente, dotándolo de los correspondientes drenajes, y la ejecución del muro se llevará a cabo en pequeñas fases.

En cuanto al pretil, se reconstruirá la parte afectada con piedra arenisca y utilizando también aquellos fragmentos que se hayan recuperado. El tablero del puente, por su parte, estará ejecutado con materiales no impermeables, que permitan la rápida evaporación del agua que haya podido acumularse en los rellenos, y tendrá una pendiente longitudinal en forma de "lomo de asno", a semejanza del típico perfil de los puentes romanos.

La pavimentación, por último, será de empedrado, elaborado con árido procedente del río y colocado a tizón, con aparejo irregular, y recibido sobre capa de mortero de cal natural hidráulica NHL.