La familia Manzanero vuelve a recuperar el mazapán artesano


Actualizado 25/12/2015 16:08:48 CET
Tema Navidad Talavera
EUROPA PRESS/REMITIDO

TALAVERA DE LA REINA, 25 Dic. (EUROPA PRESS) -  

   La familia Manzanero trabaja al calor de la tradición de su pequeño obrador de San Martín de Pusa (Toledo) donde Santiago encarna la cuarta generación de artesanos que fabrican el "mazapán puro", como a él mismo le gusta calificar este dulce navideño.

   De su obrador han salido 6.000 kilos de mazapán artesano con el único secreto de una buena almendra marcona que, en una mezcla casi perfecta con azúcar, han convertido a San Martín de Pusa en el "pueblo del mazapán", según ha contado Santiago Manzanero a Europa Press.

   En este municipio toledano, el mazapán vuelve a sus orígenes en el horno árabe en el que cuecen las miles de figuritas que viajan no sólo a los hogares de la provincia, sino también hasta Sevilla o Galicia a través de un servicio de paquetería. "Nos conoce mucha gente y hay clientes de cuatro generaciones que han seguido comprando aquí el mazapán", ha dicho Santiago.

   Y así durante 124 años desde que el bisabuelo Juan Menor cocía el mazapán para los pueblos de alrededor,  hasta la cuarta generación que ha hecho posible que, el auténtico mazapán artesano, llegue a las mesas de hogares de toda España por estas fechas, endulzando la Navidad a muchas generaciones e incluso algunos miembros de la Familia Real.

Entre su clientela algún que otro conocido, ha señalado Santiago, porque "se llevan mucho para regalo como un cliente que desde hace dos años se lo regala a Florentino Pérez".

   El secreto, según cuenta, es que "la gente es consciente que se encuentra con un producto absolutamente natural elaborado con azúcar y almendra".

   Eso a pesar de la diferencia sustancial de precio, ha remarcado, y no es para menos teniendo en cuenta que Santiago ha tenido que comprar la almendra a 12 euros el kilo, por la escasez en el mercado de la almendra californiana debido a una sequía. Algo que ha disparado el precio de la almendra nacional.

   Santiago Manzanero asegura que el secreto de lo artesano es un secreto a voces, "calidad y saber hacer": Almendra picada, azúcar y un horno de los de toda la vida. Así se obtiene la masa que el manejo de las manos artesanas convertirá en las deliciosas figuritas con sus múltiples formatos florales o animales.

   Para ello cuenta con 10 personas en su obrador, algunas llevan con él cerca de 30 años, y añade que "lo hacen tan perfecto que parece que lo ha hecho una máquina".

   Una vez moldeada la masa, a hornear y a esperar que el calor obre ese milagro de color y sabor de un producto apto para todos los paladares.

   Cocido al fuego de la retama que sin duda le confiere a este mazapán algunos de sus rasgos más diferenciadores. "Quizá sea el único que pido permiso a Medio Ambiente para cortar retama para cocer el mazapán", ha apuntado.

Para después dar rienda suelta a la inspiración de Santiago a la hora de decorar peces y anguilas de mazapán. "Si el mazapán de San Martín de Pusa desaparece conmigo, me daría mucha pena".