Fomento prevé abrir a otros operadores la explotación de líneas de Cercanías y Media Distancia de Renfe

Actualizado 13/11/2012 14:42:49 CET

MADRID/TOLEDO, 13 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Ministerio de Fomento prevé ceder a otros operadores, a través de contratos de concesión, la explotación de líneas de Cercanías y de Media Distancia convencional que actualmente explota Renfe.

La concesión de la explotación de estos servicios ferroviarios se abordará una vez que el sector de transporte de viajeros en tren se abra a la competencia en julio de 2013 y tras un periodo previo de adaptación que se concederá a la operadora pública. La duración de este plazo transitorio está aún por determinar.

Así lo anunció la titular del Departamento, Ana Pastor, quien indicó que se trata de un modelo ferroviario liberalizado que ya se ha puesto en marcha en otros países, como Reino Unido, donde la propia Renfe ha competido para hacerse con la explotación de alguna línea.

La cesión a operadores privados en régimen de concesión de las líneas de Cercanías y de Media Distancia convencional será así una segunda fase de la liberalización ferroviaria que arrancará en julio del próximo año con la entrada inmediata de compañías privadas a competir con Renfe en la prestación de servicios de AVE y de Larga Distancia.

"Para explotar los servicios ferroviarios de obligación pública (Cercanías y Media Distancia), muchos países han optado por el modelo concesional y nosotros lo estamos analizando para ver cómo están funcionando, y estamos detectando carencias importantes en la calidad del servicio que se presta y en el coste", indicó la ministra durante su intervención en una jornada sobre el sector ferroviario organizada por Unidad Editorial, junto a KPMG y Acciona.

"Por ello, en España daremos un periodo de transición (tras la apertura a la liberalización) en el que la operadora pública seguirá prestando en exclusividad el servicio público, en tanto el sector cuente con el correspondiente marco jurídico contractual para su concesión a otros operadores", añadió. "Sólo cuando este modelo esté absolutamente maduro se abrirá a concesión", insistió.

La concesión de estos servicios de transporte en tren públicos a otros operadores se abordará después de que, antes de que concluya este ejercicio, Fomento presente la reestructuración de los que actualmente se prestan, con de fin de suprimir o sustituir por autobuses, aquellas conexiones que no sean rentables ni social ni económicamente.

CONCILIAR LIBERALIZACION Y CALIDAD.

Según detalló Pastor, todo ello se enmarca en la reforma del sector ferroviario que Fomento presentó el pasado verano y que tiene como objetivos "aumentar el número de operadores ferroviarios, optimizar las infraestructuras, racionalizar la oferta de servicios, ampliar el acceso de viajeros al AVE bajando los previos y aumentar el volumen de mercancías que se transportan en tren".

En paralelo, con esta reforma el Gobierno quiere evitar que este modo de transporte "siga costando 2.500 millones de euros a los contribuyentes" cada año, y poner en valor, reducir el endeudamiento y dar la vuelta a los resultados de las compañías públicas Adif y Renfe.

"Estamos definiendo un modelo de liberalización que permita conciliar los beneficios de esta liberalización con los derechos de los ciudadanos y con un servicio de transporte de calidad y accesible en igualdad de condiciones", aseveró Pastor, que garantizó que "en ningún caso se habla de privatización" y que este nuevo modelo contará con "el acuerdo de los trabajadores".