Actualizado 23/09/2015 14:32 CET

El ganadero rescatado de un pozo en Albacete pudo caerse al mismo por un descuido cuando iba a sacar agua

ALBACETE, 23 Sep. (EUROPA PRESS) -

Un descuido parece ser la causa de la caída a un pozo que este martes sufría un ganadero de 65 años de Albacete en la que resultaba fallecido. El hombre, junto a un trabajador de la finca, se dirigía a sacar agua de este pozo que "está en un paso hacia una nave que hay al lado de una balsa" y cayó.

Así lo ha explicado este miércoles a Europa Press el suboficial de Prevención de los Bomberos de Albacete, Jesús Lacasa, que ha relatado que el hombre que acompañaba a la víctima "no pudo ayudarle a salir" ya en un primer momento se quedó sujeto por los brazos a los extremos del pozo. El acompañante fue a buscar ayuda y cuando volvió al lugar de los hechos, la víctima ya había caído a unos 60 metros de profundidad.

Los bomberos llegaron al lugar de los hechos a cerca de las 13.00 horas y no fue hasta pasadas las tres de la madrugada cuando se pudo extraer el cuerpo, ya sin vida, de la víctima. Lacasa ha relatado que se tuvo que fabricar alguna herramienta para conseguir el rescate, que finalmente se materializó con una sirga (lazo).

El responsable de prevención ha comentado que el pozo tiene un diámetro de unos 47 centímetros y que esto complicó el salvamento, además de la antigüedad del sondeo y las condiciones de deterioro que presentaba, junto a la gran cantidad de "broza".

Lacasa ha detallado que los intentos para intentar sacar al hombre comenzaron cuando, gracias a una cámara prestada por una empresa de desatascos, se vio una mano de la víctima, que se intentó sujetar con uno de los lazos con los que contaban los bomberos.

A las 22.30 horas, el médico forense y la juez allí presentes confirmaron la muerte del hombre, y no fue hasta las 2.10 horas de la madrugada cuando se pudo "asegurar" el brazo y "poco a poco" consiguieron izarle hasta que se consiguió la "extracción" a las 3.15 de la madrugada.

El suboficial de prevención ha insistido en la dificultad de la operación y en las opciones que se barajaron durante la tarde para acceder a la víctima, como desentubar el pozo, algo que se descartó por la antigüedad del mismo, más de 40 años, o la posibilidad de realizar un sondeo paralelo, que también se descartó por la gran profundidad a la que se encontraba el hombre.

Lacasa ha asegurado que se trata de una situación complicada que se da "muy pocas veces", de hecho ha dicho que aquí, no tenían constancia de un caso similar, al igual que los grupos de la Guardia Civil especializados que se acercaron para colaborar con el dispositivo.