Actualizado 25/02/2021 11:04 CET

Investigado por tener en su casa un oso y una cabeza de lobo disecados y no acreditar su origen

La Guardia Civil incauta un oso pardo y una cabeza de lobo ibérico disecados en Burujón.
La Guardia Civil incauta un oso pardo y una cabeza de lobo ibérico disecados en Burujón. - GUARDIA CIVIL

TOLEDO, 25 Feb. (EUROPA PRESS) -

La Guardia Civil ha investigado a un hombre de 59 años de edad en la localidad toledana de Burujón, como presunto autor de un delito relativo a la protección de la flora, fauna y animales domésticos, al poseer en su domicilio varios ejemplares de animales disecados, procedentes de actividades cinegéticas, y sin ningún tipo de documentos que justifiquen su legítima tenencia o captura.

Gracias a la colaboración ciudadana, la Patrulla del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil de Toledo tuvo conocimiento que un vecino de Burujón coleccionaba trofeos de caza ilegalmente.

Los agentes, según ha informado en nota de prensa el Instituto Armado, se pusieron en contacto con esta persona y, tras acceder voluntariamente a mostrar los ejemplares en su vivienda, se encontraron, entre otros especímenes cinegéticos, un cuerpo entero de oso pardo y una cabeza de lobo ibérico, ambos naturalizados, junto a sus cráneos de forma separada.

Estas dos especies se encuentran protegidas dentro del Catálogo de Especies Amenazadas y Convenio del Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES), estando su caza y la tenencia de sus trofeos autorizada bajo determinados requisitos de carácter administrativo.

Debido a que su poseedor no pudo acreditar su legítima posesión con los correspondientes certificados CITES o permisos de importación pertinentes, dichos ejemplares fueron intervenidos y su propietario investigado como presunto autor de un delito relativo a la protección de la flora y fauna, tipificado en el artículo 334 del Código Penal.

España se adhirió al convenio CITES en 1986 con el objetivo de contribuir a la protección de las especies de fauna y flora silvestres, asegurando su conservación y supervivencia mediante el control de su comercio. Actualmente se ofrece protección a unas 5.000 especies de animales y 30.000 de plantas, contribuyendo el Seprona de la Guardia Civil a velar por el cumplimiento de este acuerdo internacional y salvaguardando la biodiversidad de todas estas especies amenazadas.

Para leer más