La Junta de C-LM se define como "un gobierno abolicionista" y rechaza considerar la prostitución "como un trabajo"

Araceli Martínez en las Cortes
EUROPA PRESS
Publicado 14/11/2018 11:29:54CET

TOLEDO, 14 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Ejecutivo de Castilla-La Mancha se define como "un gobierno abolicionista" y rechaza considerar la prostitución "como un trabajo" porque "la compra y venta de los cuerpos de las mujeres en ningún caso puede considerarse una profesión, muy al contrario, es una indignidad para las mujeres".

Así de contundente se ha mostrado la directora del Instituto de la Mujer de Castilla-La Mancha, Araceli Martínez, preguntada por los medios antes de comparecer en las Cortes regionales, en el día en el que la Audiencia Nacional decide si ilegaliza el sindicato de trabajadoras sexuales OTRAS.

Martínez "imagina" que nadie en la sociedad y que crea "verdaderamente en la democracia" estaría conforme "con que alguien voluntariamente quisiera esclavizarse" porque esa decisión individual, ha afirmado, "chocaría con nuestros derechos sociales".

"En el caso de la prostitución ocurre lo mismo", ha señalado la directora del Instituto de la Mujer, quien ha recordado que según las Naciones Unidas aproximadamente el 90 por ciento de las situaciones de mujeres prostitutas son casos de trata y por lo tanto se constituye la comisión de "un gravísimo delito".

"Hemos de entender que si hubiera alguna mujer que desea ejercer libremente la prostitución, ese derecho no está chocando con el derecho de todas las mujeres a preservar nuestra dignidad y la dignidad de nuestros cuerpos, es decir, el no convertirnos en un objeto de compra y venta en el mercado del sistema prostitucional", ha insistido.

Contador